Economía

FMI reduce previsión
del PIB a 2.4%, debajo
de Hacienda

El Fondo Monetario Internacional redujo la previsión de crecimiento del PIB debido, entre otras causas, a la debilidad registrada en el sector de la construcción en el país y a la disminución del PIB de Estados Unidos.
Marcela Ojeda/Diego Elías
25 julio 2014 0:24 Última actualización 25 julio 2014 5:0
FMI

FMI bajó estimación de crecimiento del PIB para México.(Eladio Ortiz)

CIUDAD DE MÉXICO.- El Fondo Monetario Internacional (FMI) bajó su estimación de crecimiento económico para México al cierre de 2014, a 2.4 por ciento, desde el 3.0 previsto en abril, con lo cual se ubica 0.3 puntos porcentuales por debajo de la proyección que la Secretaría de Hacienda ajustó el 23 de mayo (2.7 por ciento).

En tanto, mantuvo la previsión del PIB de 2015 en 3.5 por ciento.
En conferencia de prensa sobre la Actualización de las Perspectivas de la Economía Mundial, el subdirector del Departamento de Estudios del FMI, Gian Maria Milesi-Ferreti, señaló que el primer trimestre fue débil debido a que la construcción sigue con problemas, y porque la economía de Estados Unidos, cuyo pronóstico de crecimiento para 2014 fue ajustado de 2.8 a 1.7 por ciento, tuvo una contracción muy fuerte.

Pero, consideró que el efecto de esto último en la economía mexicana es de corto plazo y para el segundo semestre el FMI anticipa una fuerte recuperación en la economía estadounidense, iniciada en el segundo trimestre.


Dijo que además las perspectivas de la economía mexicana han mejorado mucho por las muy ambiciosas reformas estructurales, cuyo efecto no será directo ni inmediato en la economía, pero sí sobre la confianza. “Los efectos más prácticos se verán dentro de unos años; seguramente serán positivos y eso es lo que nos lleva a tener una tasa de crecimiento para México más elevada en el mediano plazo, que la que vemos para los próximos dos años”, expuso.

CRECIMIENTO POTENCIAL

“Conservadoramente, el crecimiento potencial –derivado de las reformas–, es de cerca de 4 por ciento en un horizonte como de 5 años, pero quiero aclarar que por supuesto es muy difícil tener una cuantificación muy puntual para ese tipo de reformas”, enfatizó Milesi-Ferreti.

Apuntó que el pronóstico de crecimiento de 2.4 por ciento para México este año es “realista”, aunque claramente no sólo depende de lo que pase en la economía doméstica, sino en la mundial, y particularmente en la estadounidense. “Las sorpresas son posibles, por supuesto de los dos lados, y muy afectadas por lo que pase en Estados Unidos”, añadió.

Olivier Blanchard, consejero económico y director del Departamento de Investigación del FMI, señaló que por no haber atendido a tiempo sus problemas estructurales, ahora muchos países deberán hacer reformas en un medio cambiante, debido a la normalización de la política monetaria de Estados Unidos, cuyas implicaciones serán para todo el mundo.

Dijo que no sorprendería que las perspectivas de la economía estadounidense fueran revisadas al alza cuando se recaben nuevas estadísticas, “pero en el primer trimestre fue mucho peor de lo que nadie había previsto”.

LOS RETOS

Olivier Blanchard alertó que en la actual coyuntura, lo más preocupante es la incertidumbre sobre la velocidad de la normalización de la política monetaria de Estados Unidos y comentó que tampoco debe sorprender si algunos ajustes se hacen antes o después de lo previsto.

“Como buena noticia, quiero decirles que algunos países, y debo mencionar a México que es uno de los líderes en este emprendimiento, están llevando a cabo reformas ambiciosas de índole estructural y pensamos que estas reformas van a ayudar a elevar la inversión y el crecimiento”.

Expuso que las economías deberán adaptarse a un entorno mundial cambiante, donde por un lado la recuperación en Estados Unidos requiere mayor demanda de exportaciones de los mercados emergentes, “y claramente México es el primero que se beneficiaría”.

Por el otro lado, la mencionada normalización de la política monetaria implica que algunos flujos de capital que se hubieran dirigido a mercados emergentes en busca de mayores rendimientos, terminarían regresando a Estados Unidos, si es que sube las tasas de rendimiento.

Para Milesi-Ferreti, dado que el marco macroeconómico de México es muy estable, sus principales retos provienen del exterior: la posibilidad de que la muy baja volatilidad actual en los mercados financieros suba, y que el ajuste en las tasas de interés de largo plazo en Estados Unidos sea más rápido de lo previsto.

Por otra parte, Isaac Velasco, subdirector de análisis macroeconómico en Ve por Más (BX+), destacó que si bien el ajuste en la previsión del FMI se situó por debajo de la estimación de Hacienda, continúa dentro del intervalo del Banco de México, cuyo mínimo está en 2.3 por ciento.
Consideró que si bien la menor expansión económica en Estados Unidos ha tenido efectos sobre México, “lo peor ya pasó”.

Contrario a lo estimado por el FMI, estimó que el impacto de la reforma energética se vislumbrará a finales de 2015.

Por su parte, Jorge Gordillo Arias, director de análisis económico de CIBanco, declaró que el FMI tiene fechas muy específicas para publicar sus estimaciones, por lo que la actualización que acaba de publicar llega un poco tarde.

Explicó que cuando se publicaron los datos del PIB de Estados Unidos del primer trimestre, analistas y corredores corrigieron a la baja sus expectativas para dicha nación y para México, es decir la ajustaron hace dos meses.

Destacó que los datos del segundo trimestre confirman que la economía estadounidense está repuntando. No obstante, dijo que datos como el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) del mes de mayo, que se difundió ayer, muestran un mercado interno aún débil.

Puntualizó que el subsector de servicios creció sólo 1.2 por ciento en mayo, reflejo del retraso en la recuperación del mercado interno.
“Así que ésta podría ser una razón que retrasaría la recuperación en México y podría implicar una nueva corrección en los pronósticos”, profundizó el especialista.

la expectativa.