Economía

FMI da visto bueno al Sistema de Cuentas Nacionales de México

El organismo internacional destacó la solidez metodológica del Inegi, la clasificación de actividades económicas, de productos y del gasto, tanto a nivel de los hogares como a nivel gubernamental.
Thamara Martínez
14 agosto 2015 10:37 Última actualización 14 agosto 2015 10:37
Inegi (Cuartoscuro/Archivo)

El FMI calificó la información estadística a cargo del Inegi como adecuada para llevar a cabo un “seguimiento efectivo de la economía” (Cuartoscuro/Archivo)

A través del Informe sobre Cumplimiento de Normas y Códigos (ROSC, por sus siglas en inglés), el Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó el pasado mes de julio el Sistema de Cuentas Nacionales de México (SCNM).

Después de Australia, Canadá y Estados Unidos, México fue el cuarto país en poner en marcha el Sistema de Cuentas Nacionales 2008 de Naciones Unidas (SCN2008), labor que ha desempeñado el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Por medio del informe citado, el FMI da seguimiento a ciertas normas y códigos con reconocimiento a nivel internacional en materia estadística.

En su última edición, el organismo destacó la labor del Inegi respecto a la implementación del SCN2008 en algunos aspectos como la solidez metodológica, la clasificación de actividades económicas, de productos y del gasto, tanto a nivel de los hogares como a nivel gubernamental.

Además, la organización calificó la información estadística a cargo del Instituto como adecuada para llevar a cabo un “seguimiento efectivo de la economía” y señaló que, en comparación con la evaluación realizada en 2010, se da cuenta de una mejoría en la consulta de usuarios, cobertura de datos y en el acceso a los mismo a través de su página web.

No obstante, la institución también emitió una serie de recomendaciones referentes a temas como la coordinación interinstitucional del Inegi con otras entidades que elaboran estadísticas macroeconómicas en el país, la alineación de algunos métodos y procedimientos de cuentas nacionales con las “mejores” prácticas internacionales, así como el análisis de las fuentes de datos y la difusión de los mismos.