Economía

Fitch afirma calificación del Reino Unido en "AA" con perspectiva negativa

La calificadora estima que el retiro del Reino Unido de la UE será una incertidumbre y un desafió por los múltiples escenarios que podrían presentarse en materia comercial.
Leticia Hernández Morón
08 mayo 2017 1:39 Última actualización 08 mayo 2017 1:40
Brexit (Shutterstock)

Estimados de Fitch indican que el PIB crecerá 1.5% este año y se desacelerará a 1.3% en 2018. (Shutterstock)

La incertidumbre sobre la salida de la Unión Europea sigue pesando sobre el futuro del Reino Unido por lo que la agencia Fitch Ratings afirmó su calificación en “AA” con perspectiva negativa para los Recibos de Depósito Internacionales (IDR por sus siglas en inglés), de largo plazo en moneda extranjera y local, la misma que le otorgó en junio de 2016, días después del referéndum en el que ganó el voto a favor del Brexit, cuando los degradó desde “AA+”.

Ante la expectativa de que la salida de la Unión Europea se concrete en abril de 2019, el Reino Unido negociará probablemente un acuerdo de salida y también su intención de mantener relaciones comerciales futuras con la Unión Europea con quien pretende alcanzar un acuerdo de libre comercio, además de poner fin a la jurisdicción del Tribunal de Justicia Europeo en el Reino Unido y el control de la inmigración de los países de la Unión Europea.

Fitch cree que el proceso de negociación sobre el acuerdo de retiro y las relaciones institucionales y comerciales entre el Reino Unido y la UE será un desafío con una amplia gama de posibles resultados que van desde un acuerdo de libre comercio total entre ambas partes, posiblemente con un acuerdo de transición con acceso preferencial continuo al mercado único de la UE, hasta un cambio al comercio en términos de la OMC.

Esta gama de opciones implica incertidumbre alrededor de la tasa de crecimiento de mediano a largo plazo del Reino Unido, apertura comercial y productividad. Dada esta incertidumbre, las calificaciones del Reino Unido no se basan en ningún caso base particular, indica el comunicado.

Estimados de Fitch indican que el PIB crecerá 1.5 por ciento este año y se desacelerará a 1.3 por ciento en 2018.

La economía del Reino Unido mostró resilencia en la segunda mitad del 2016 tras el voto por el Brexit. El PIB real creció 1.8 por ciento con el consumo privado como el principal motor. Fitch Ratings asume que el crecimiento se desacelerará este año y el próximo, como resultado de las incertidumbres vinculadas al proceso del Brexit que pesan sobre los planes de inversión de las empresas y una mayor inflación erosionando el ingreso real y desalentando el consumo privado.

El déficit general gubernamental disminuyó a 3.0 por ciento del PIB en 2016 desde 4.3 por ciento en 2015 y para este 2017 se estima que los ingresos fiscales y el gasto se mantengan estables como proporción del PIB, lo que implica que el déficit no cambie pero para el 2018 se anticipa mayor disminución del gasto y mayores ingresos que resultarán en una caída del déficit hasta 2.4 por ciento del PIB.

La deuda del gobierno fue de 89.3 por ciento del PIB a finales del 2016 y las proyecciones de Fitch señalan que disminuirá a 88.8 por ciento este año y a 88.5 por ciento en 2018. Si la deuda pública sigue esta proyección, este año calendario será la primera reducción en su proporción sobre el PIB desde 2003.

Las calificaciones afirmadas para los Recibos de Depósito Internacionales (IDR por sus siglas en inglés), de largo plazo en moneda extranjera y local en “AA” y el techo país en “AAA” y los IDR a corto plazo en moneda extranjera y local en “F1+”, son un balance de una economía de altos ingresos, diversificada y avanzada frente a un endeudamiento comparativamente alto del sector público. El estatus de la Libra Esterlina como moneda de reserva y la profundidad del mercado de capitales, junto con altos indicadores de gobernanza y desarrollo humano, apoyan aún más las calificaciones.