Economía

Fed se debate entre los problemas de la economía global y el crecimiento EU

El jueves pasado, el comité que fija la política monetaria de la Fed consideró que la débil demanda mundial, un posible debilitamiento de las presiones inflacionarias y las recientes turbulencias de los mercados eran motivos suficientes para mantener intacto el rango meta de la tasa de fondos federales.
Reuters
20 septiembre 2015 8:29 Última actualización 20 septiembre 2015 8:32
fed

(Bloomberg)

NASHVILLE, EU.- Las autoridades de la Reserva Federal parecían estar sumamente dividida sobre cómo afectarán a Estados Unidos los graves problemas de la economía mundial, una fractura que podría dificultar la posición de la presidenta de la entidad, Janet Yellen, en el debate sobre un alza de las tasas de interés.

Aunque la última decisión de la Fed aplazó de nuevo el momento del "despegue" de las tasas por una votación casi unánime, el jefe de la Reserva Federal de St. Louis, James Bullard, dijo que la sesión estuvo cargada de tensión, dado que los funcionarios discutieron sobre si la incertidumbre por la economía mundial o el crecimiento estadounidense merecían más atención.

Al final, el comité que fija la política monetaria de la Fed consideró que la débil demanda mundial, un posible debilitamiento de las presiones inflacionarias y las recientes turbulencias de los mercados eran motivos suficientes para mantener intacto el rango meta de la tasa de fondos federales, a la espera de determinar la manera en que éstos factores podrían impactar a Estados Unidos.


Bullard, que este año no cuenta con derecho a voto en el Comité de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés), dijo que se habría sumado al presidente de la Fed de Richmond, Jeffrey Lacker, en su decisión de votar a favor de un alza de tasas, al contrario de lo estipulado por una mayoría en el comunicado emitido el jueves por el banco central.

Bullard expresó su preocupación de que la Fed estuviera prestando demasiada atención a la reciente inestabilidad de los mercados financieros.

Los mercados sufrieron una fuerte liquidación durante el verano boreal, en medio de las preocupaciones por una desaceleración brusca de la economía china, que reflejaría un ajuste de corto plazo o más problemas estructurales en el horizonte.

"Los mercados financieros tienden a oscilar, algunas veces de manera repentina. La política monetaria necesita ser más estable", dijo Bullard, quien en comentarios preparados para una asociación de banqueros dijo que no pensaba que la Fed "brindó una respuesta satisfactoria" al escenario de tasas de interés en niveles cercanos a cero.

La economía se encuentra cerca del empleo pleno y la inflación avanzará casi con seguridad, dijo Bullard, lo que dejaría a una política de siete años de tasas extraordinariamente bajas en discordancia con el escenario general de la mayor economía mundial, que es robusto.

Y en un comunicado por separado, Lacker dijo que consideraba que las tasas de interés actuales "probablemente no son apropiadas para una economía con un consumo persistentemente sólido y mercados laborales cada vez más ajustados".

Sin embargo, al menos por ahora la Fed ha dejado de lado estos razonamientos para centrarse en una única preocupación: que la debilidad de la economía global pueda lastrar a Estados Unidos.

Algunos funcionarios del banco, como Yellen, dijeron que una baja en las mediciones de expectativas inflacionarias eran inquietantes porque reflejaban un deterioro de la confianza en la recuperación.