Economía

Fed no tiene apuro para recortar compra de bonos: Funcionarios

01 febrero 2014 8:4 Última actualización 04 noviembre 2013 15:30

[La Fed compra bonos a un ritmo de 85 mil millones de dólares al mes. / Bloomberg]  


 
Reuters
 
 
WASHINGTON/SAN FRANCISCO. - La Reserva Federal debería reducir su programa de compra de bonos solo cuando la economía estadounidense mejore e incluso en ese momento el proceso debería ser pausado, dijo el lunes un funcionario de alto rango del banco central.
 
 
En tanto, otro funcionario sostuvo que no hay necesidad de apurar el proceso.
 
 
Los funcionarios de la Fed -el presidente de la Reserva Federal de St. Louis James Bullard, y el gobernador del directorio de la entidad Jerome Powell- no dijeron exactamente cuándo debería comenzar el recorte a la política de estímulos del banco central, una pregunta que ronda la mente de muchos inversores.
 
 
Powell dijo que el momento de esa moderación en el ritmo de compras de bonos es "necesariamente incierto" porque depende del ritmo de la recuperación económica.
 
 
Pero sus comentarios remarcaron la reiterada promesa del presidente de la Fed, Ben Bernanke, de que el banco central no reducirá el estímulo siguiendo un cronograma preestablecido sino en respuesta al desempeño de la economía.
 
 
"Es razonable que esperen que seamos transparentes y que avancemos gradualmente cuando llegue el momento de quitar el estímulo, o incluso comenzar a reducir el ritmo en el que agregamos estímulo y hacerlo lentamente", dijo Powell en una conferencia.
 
 
La Fed debería "mantener la obligación de hacerlo solamente cuando se fortalezca la demanda en Estados Unidos. Esas son las cosas que podemos hacer y debemos hacer", agregó.
 
 
La Fed compra bonos a un ritmo de 85 mil millones de dólares al mes y en su reunión de octubre mantuvo el programa, diciendo que necesitaba más evidencia de un crecimiento sostenido antes de reducir el estímulo.
 
 
Tanto Bullard como Powell votaron a favor en la decisión 9-1 del banco central.
 
 
"Para mí, no hay necesidad de apresurarse debido a la baja inflación", dijo Bullard a la cadena de televisión CNBC.
 
 
Bullard dijo que él quería ver que la inflación vuelva a la meta de 2 por ciento que prefieren los funcionarios antes de disminuir el alivio monetario. La inflación ha estado mucho más cerca del 1 por ciento, observó.
 
 
La decisión de la Fed en octubre se dio tras una lucha bipartidista en Washington que llevó a una paralización parcial del Gobierno que duró 16 días, un periodo en el que el país estuvo al borde de lo que habría sido una devastadora cesación de pagos.
 
 
También minimizó el impacto que la transición de liderazgo pueda tener en la toma de decisiones de la Fed, después de que el presidente Barack Obama nominó a la vicepresidenta del banco central, Janet Yellen, para asumir en lugar de Bernanke cuando el actual jefe de la entidad termine su mandato en enero.
 
 
En tanto, el presidente de la Fed de Dallas, Richard Fisher, dijo a un grupo de economistas en Sidney que no ve a la entidad manteniendo su programa de compra de bonos indefinidamente, ni tampoco incrementándolo.
 
 
Pero hasta Fisher, quien ha mostrado su oposición a la actual política de alivio monetario de la Fed, dijo que veía a la Fed manteniendo las tasas bajas por mucho tiempo.