Economía

Fed no da pistas sobre recorte a plan de estímulo económico

10 febrero 2014 5:15 Última actualización 24 agosto 2013 6:7

 [La Fed mantiene a los mercados a la expectativa sobre el recorte de su compra de bonos. / Bloomberg] 


 
Reuters
 
Tres funcionarios de la Reserva Federal se involucraron el viernes en la pregunta clave de cuándo empezar a recortar el programa de compras de bonos, pero sus posturas divergentes no brindaron mucha claridad a los inversores que están tratando de predecir qué ocurrirá en la reunión de septiembre de la Fed.
 
Los comentarios de los presidentes de los bancos de la Fed de Atlanta, Dennis Lockhart; de St. Louis, James Bullard, y de San Francisco, John Williams, sugirieron que las autoridades monetarias desean mantener sus opciones abiertas de cara a la reunión de la Fed del 17 y 18 de septiembre.
 
Los precios de los bonos del Tesoro, y en los últimos días algunas monedas emergentes, han caído con fuerza porque cada vez más los inversores especulan que la Fed reducirá su programa mensual de compra de activos por 85 mil millones de dólares con el que busca fomentar el empleo y el crecimiento económico estadounidense.
 
"Yo lo apoyaría en septiembre mientras los datos que vengan desde ahora hasta ese momento básicamente confirmen la senda en la que estamos", dijo Lockhart en CNBC televisión.
 
"La pregunta clave es si tenemos, incluso con este ritmo moderado de crecimiento, un panorama sostenible, algo que vaya a continuar, o si es que hay riesgo de que la economía de alguna manera salga de su curso", añadió.
 
Lockhart, un moderado que no vota en cuestiones de política monetaria este año, señaló en otra entrevista televisiva que él "no descartaría septiembre, pero podría ser más adelante".
 
Bullard, que si vota y ha estado alertando sobre las bajas mediciones de la inflación, también apareció en televisión reiterando su postura de que la Fed no tiene necesidad de apurarse en recortar el alivio cuantitativo en septiembre.
 
"Yo no creo que tengamos que apurarnos en esta situación", dijo. "La inflación es baja, tenemos datos dispares sobre la economía, por lo que yo sería cauto y no querría prejuzgar sobre la reunión", añadió.
 
"Creo que queremos tomarnos nuestro tiempo, evaluar lo que está ocurriendo antes de tomar una decisión", señaló Bullard.
 
Esta clase de mensajes contradictorios son comunes entre los 19 funcionarios de la Fed que determinan la política monetaria y reflejaron el tono evasivo de las minutas de su reunión de julio.
 
Las minutas, que se difundieron el miércoles, mostraron que un puñado de funcionarios de la Fed pensaba entonces que pronto sería hora de "reducir en algo" las compras de bonos, mientras que otros aconsejaban paciencia.
 
Williams, haciéndose eco del plan para reducir el alivio cuantitativo que el presidente de la Fed, Ben Bernanke, planteó por primera vez en junio, no dijo nada sobre septiembre, pero indicó que la decisión debería depender de los datos económicos.
 
La Fed necesita ver "señales positivas del momento económico y crecimiento en la creación de empleo, y necesitamos ver que la inflación continúa acomodándose a nuestra meta de inflación a largo plazo del 2 por ciento", explicó Williams.
 
"Si los datos continúan avanzando como hemos visto, entonces si estaré de acuerdo en que deberíamos (...) reducir nuestras compras (de bonos) antes de fin de año", dijo el funcionario.
 
Los tres miembros de la Fed hablaron desde Jackson Hole, Wyoming, donde comenzó la conferencia de política monetaria anual que reúne a muchas de las autoridades de los principales bancos centrales del mundo.