Economía

Falta de planeación sobre estudios universitarios endeuda a mexicanos

El 98% de los padres de familia planea contribuir en el pago de colegiatura de sus hijos en la universidad, según un reporte de HSBC.
Jeanette Leyva
21 julio 2015 14:0 Última actualización 21 julio 2015 14:0
¿Cuál es la clave del éxito para emprender tu propio negocio?

[En Alemania, 9 de cada 10 trabajos piden título universitario o de oficio. / Bloomberg]

Pese a que la mayoría de los padres mexicanos consideran que es necesario que sus hijos tengan estudios universitarios, existe poca planeación para concretarlo y la mayoría se endeudará para poder pagar una licenciatura , según reveló el reporte de HSBC, El Valor de la Educación: Aprendizaje para el Futuro.

Esteban Martínez Varela, director de Ventas de Productos Patrimoniales de HSBC México, explicó que “endeudarse responsablemente está bien, pero en el caso de pagar la universidad es más caro pedir prestado que ahorrar y hacer una planeación efectiva y realista”.

De acuerdo con el reporte, el 98 por ciento de los padres encuestados en México planea contribuir a pagar la colegiatura y/o los costos asociados para que sus hijos acudan a la universidad, mientras que 28 por ciento espera que sus hijos contribuyan al pago de sus estudios y 13 por ciento prevé que los abuelos también aporten recursos.

El Valor de la Educación: Aprendizaje para el Futuro reveló que 65 por ciento de los padres con hijos en preescolar piensan que podrán pagar la universidad con sus ahorros, mientras que 26 por ciento prevé hacerlo con sus ingresos diarios.

La falta de una planeación adecuada para pagar la educación universitaria llevará a 29 por ciento de los encuestados a pedir préstamos para pagar las colegiaturas, mientras que 36 por ciento de los padres consideran que serán sus hijos quienes se endeuden para pagar sus estudios.

En conferencia de prensa, Martínez Varela, presentó el producto Becahorro, un seguro dotal que sirve como instrumento de ahorro, con los beneficios de un seguro de vida y que se puede contratar desde dos hasta a 20 años, con pagos anuales, semestrales, trimestrales o mensuales.

Si una persona que gana actualmente 30 mil pesos mensuales contrata un Becahorro el día de hoy, para mandar a su hijo a la universidad dentro de 15 años, estimando que con la inflación una carrera universitaria cueste poco más de un millón de pesos, tendría que destinar cuatro mil 562 pesos por mes, el equivalente al 15 por ciento de su salario.

Si ese mismo padre de familia no hace ningún ahorro, dentro de 15 años tendría que destinar el 52 por ciento de sus ingresos para pagar las colegiaturas.

Sin embargo, “ahorrar para la educación superior es insuficiente, lo ideal sería realizar una estrategia de ahorro que integre primaria, secundaria, preparatoria y universidad”, estimó.