Economía

Falta de extintores detonaría inspecciones sorpresa

Ante cualquier queja presentada por trabajadores que denuncien situaciones de riesgo o no cuenta con medidas de seguridad como la falta de extinguidores, la STPS puede practicar de manera sorpresiva una inspección a las empresas, inclusive en “días y horas inhábiles".
Zenyazen Flores/Dainzú Patiño
06 octubre 2014 1:0 Última actualización 06 octubre 2014 5:5
Guardería

Las guarderías privadas son algunos de los giros que pueden ser sujetos de una inspección ordinaria. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Si en los próximos días “cae” un inspector en su empresa o negocio, no piense que es mala suerte o que es una “cacería de brujas”, pues de lo que se trata –de acuerdo con la autoridad laboral– es de tener centros de trabajo seguros a partir de la aplicación del nuevo reglamento de inspecciones que entró en vigor el pasado 17 de septiembre.

Eso sí, debe estar consciente de que la falta de un extintor en su empresa puede ser la causa de una queja de sus trabajadores que derive en una inspección extraordinaria que podrá practicarse de manera sorpresiva “en cualquier tiempo, incluso en días y horas inhábiles”.

¿CÓMO FUNCIONA?

Si un trabajador detecta una situación de riesgo, si el centro de trabajo no cuenta con las suficientes medidas de seguridad como la falta de extinguidores, señalamientos e indicaciones en caso de incendio o falta de cascos para los trabajadores en una obra civil, puede contactar a la autoridad y poner una denuncia o queja.


También puede denunciar situaciones relacionadas con capacitación y adiestramiento y las condiciones generales de trabajo, es decir, derechos laborales como pago de utilidades y aguinaldo, descuentos de Infonacot o Infonavit, prima dominical o vacaciones.

Para recibir información del procedimiento contacte al Centro de Mando de la Dirección General de Inspección al teléfono 30-00-27-00 ext. 5338 y 5388; por email a: inspeccionfederal@stps.gob.mx ; o por Twitter a la cuenta: @InspeccionSTPS, de lunes a viernes, en un horario de 9 a 18 horas.

En el Centro de Mando se explica que deberá enviar un email a: inspeccionfederal@stps.gob.mx, con la razón social de la empresa; el domicilio completo, con todos los detalles posibles; RFC; actividad de la empresa y la denuncia, que es anónima.

Si el correo llega antes de las seis de la tarde, en un periodo de minutos, llega al correo del trabajador, un acuse de recibido y un número de folio con el cual puede dar seguimiento al caso.

Las denuncias en torno a los centros o condiciones laborales pueden desembocar en una inspección extraordinaria, es decir que ni el patrón, ni él o los trabajadores que denunciaron sabrán a qué hora o día llegarán los inspectores.

Las inspecciones no culminan con el cierre del centro de trabajo.
En la visita, el equipo de inspectores revisa las condiciones y hace recomendaciones. Si en un lapso determinado, el patrón no hace los ajustes, pueden venir sanciones.

“Todas las quejas son anónimas y se hacen vía correo electrónico para tener un mayor control desde el Centro de Mando. Posterior a recibirlas, se hace una evaluación, si la empresa está en el Distrito Federal, las inspecciones proceden a la brevedad, si el trabajador se desempeña en un centro al interior de la República, la queja pasa a las sedes de cada entidad federativa del país”, señaló Marco Peña, quien atiende dudas de trabajadores en el Centro de Mando.

TÓMBOLA DE INSPECCIONES

El nuevo Reglamento General de Inspección del Trabajo y Aplicación de Sanciones contempla las inspecciones: ordinarias y extraordinarias. Al respecto, el Programa de Inspección 2014 establece que 70 por ciento de las inspecciones serán ordinarias y 30 por ciento extraordinarias.

Las ordinarias se focalizan en actividades económicas que se realizan en tiendas departamentales y de autoservicio, estaciones de servicio, casas de juego y apuestas, guarderías y centros de atención infantil, sucursales bancarias e ingenios azucareros.

Las extraordinarias se enfocarán en minería, jornaleros agrícolas, empresas más riesgosas, construcción, zonas y corredores industriales, puertos, buques de carga, transporte terrestre y trabajos en alturas. También se harán operativos focalizados a vigilar que se cumplan los derechos de naturaleza económica de los trabajadores como aguinaldo, Infonacot, salario e igualdad salarial, pago de utilidades e Infonavit.

Alejandro Alcántara, titular de la Dirección General de Inspección Federal del Trabajo, que depende de la STPS, explicó que las inspecciones ordinarias tienen tres etapas: iniciales, periódicas o de comprobación. “Las iniciales se practican en empresas nuevas que no tengan antecedentes de inspección; como en el país no existe obligación legal de que empresarios se inscriban con la Secretaría del Trabajo, hacemos constataciones de datos, esto es que los inspectores tocarán puertas para saber domicilios y datos generales, e integrar esa información en nuestro Directorio General de Empresas”.

Dijo que las inspecciones iniciales, periódicas o de comprobación son el resultado de “una corrida del sistema aleatorio, como una tómbola”, que mensualmente corre la Dirección en las delegaciones del país para integrar la lista de empresas que se deberán inspeccionar.

Especificó que las inspecciones periódicas son las que se practican anualmente y se avisa al patrón con al menos 24 horas de anticipación. Recalcó que cuando es una inspección ordinaria siempre se debe avisar al patrón que llegarán un día a una hora notificada.

José Alfredo de la Rosa, del despacho De la Rosa Abogados, consideró que la selección de empresas bajo ese mecanismo aleatorio es adecuado en el entendido que la autoridad laboral tiene identificado a todos los patrones en un padrón y después hace un cruce de información con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y otras instituciones involucradas en el entorno de un patrón.

Sin embargo, Jorge Sales Boyoli, socio fundador del bufete Sales Boyoli, apuntó que hay una percepción de los patrones de que “con mucha frecuencia inspeccionan a los mismos, recurren a esas mismas empresas porque ya están en el padrón. Hay una sensación de que hay una base cautiva y de que buscan llegar a empresas de impacto pero no al interior de la República”.

Los abogados laborales comentaron que, no obstante la prevalencia del mecanismo aleatorio para seleccionar a las empresas, hay cierta temporalidad para realizar operativos específicos, “por ejemplo hay épocas en que el ramo gasolinero es elegido y en esos días llegan a todas las gasolineras, luego hoteles y luego restaurantes”. Aunque –agregaron– puede haber empresas que en dos o tres años nunca lleguen a ser inspeccionadas.

Las inspecciones extraordinarias se realizarán cuando se tenga conocimiento de accidentes en algún centro de trabajo o cuando haya peligro inminente para la salud o integridad física de los trabajadores.
La STPS cuenta con 926 inspectores a nivel nacional y un presupuesto de 45 millones 283 mil 814 pesos que subirá 2.7 por ciento en el Presupuesto de Egresos de 2015.

En un día los inspectores desahogan de 500 a 800 inspecciones en los centros de trabajo. Un inspector tiene un sueldo de 7 a 13 mil pesos al mes, que aumentaría para evitar actos de soborno, dijo Alcántara.

Haz clic en la imagen para ampliarla

delegaciones del país