Economía

Falta apoyo para Pymes importadoras

A pesar de que el trámite es un muy sencillo, muchas Pymes no están registradas en el padrón de importadores, ya que les es más fácil adquirir productos en otros países a través de un tercero, reveló la ANIERM. 
Eduardo Aguilar
08 mayo 2016 22:43 Última actualización 09 mayo 2016 7:17
Pymes

Para expertos, esta situación se deriva de una falta de cabildeo con las autoridades ((Archivo)

Las Pymes necesitan la asistencia de empresas importadoras para introducir productos al país y muy pocas firmas de este tamaño forman parte de ese padrón, por lo que las autoridades tiene que apoyar su operación, demandó Arturo Pérez Behr, presidente de la Asociación Nacional de Importadores y Exportadores de la República Mexicana (ANIERM).

Explicó que, aunque el proceso para incorporarse al padrón de importadores es muy sencillo, muy pocas empresas pequeñas se inscriben debido a que les resulta más fácil realizar las compras en el exterior por medio de un tercero.

Esta situación conlleva complicaciones sobre todo en materia de facturación, además de un número innecesario de empresas inscritas en el padrón, lo que es más difícil de controlar para el fisco.

“No representan ni medio punto porcentual de las importaciones de las grandes empresas a nuestro país, pero en la práctica puede representar el 20 o 30 por ciento de un ingreso que sostiene a dos o tres familias. En México estamos acostumbrados a voltear a ver a los grandes, sin darnos cuenta que las pequeñas también son parte de la cadena”, indicó.

Por su parte, Oscar García Chávez, presidente de la Asociación Nacional de Almacenes Fiscalizados (Anafac), consideró que esta situación se deriva de una falta de cabildeo con las autoridades, quienes entienden la necesidad de que exista una figura legítima para este servicio y podrían estar abiertos a escuchar una solución que cumpla con los requisitos de ley.

Finalmente, Pérez Behr explicó que los Recintos Fiscales Especializados pueden representar una oportunidad para que las tiendas departamentales y de autoservicio establezcan puntos de distribución, aprovechando las bondades de la figura y facilitando la logística a las fábricas mexicanas.