Economía

¿Falsificar dólares?
Con una impresora cualquiera puede hacerlo

Aquellos tiempos en que artesanos se dedicaban a la falsificación de millones de dólares se han ido y hoy es posible hacerlo con herramientas que se encuentran al alcance de la mano.
Bloomberg
07 mayo 2014 16:30 Última actualización 07 mayo 2014 16:38
Billetes de un dólar. (Bloomberg)

Billetes de un dólar. (Bloomberg)

El de Tarshema Brice difícilmente está entre los nombres de falsificadores de billetes más famosos del mundo. Pero esta estilista de 34 años no necesitó de mucho para desarrollar un sistema riguroso para la fabricación de dólares falsos.

En primer lugar, la también conserje tomó billetes de 5 dólares con una marca de agua específica y los puso en remojo con desengrasante de la marca Purple Power.

Luego, frotó la tinta con un cepillo de dientes. Después de secar con una pistola de aire los billetes, que ya habían quedado en blanco, los alimentó a través de una impresora Hewlett-Packard 3 en 1, que los estampó con imágenes escaneadas de billetes de 50 o 100 dólares.

Las falsificaciones parecían y se sentían reales, y podrían pasar cualquier prueba hecha por un vendedor.

Brice, quien se declaró culpable de falsificación el mes pasado en una corte federal de Estados Unidos, admite que ella produjo entre 10 mil y 20 mil dólares en billetes falsos durante dos años antes de que su estafa fuera descubierta en septiembre.

La residente de Richmond, Virginia, "cría seis hijos por su cuenta con un ingreso modesto y cubre la diferencia haciendo dinero falso", señaló su abogado, Charles E. James Jr., de Williams Mullen.

La estafa de Brice muestra el moderno giro en un crimen tan antiguo como el dinero mismo: la tecnología digital ha revolucionado el oficio de la falsificación.

No hace mucho tiempo, producir buenas falsificaciones era el trabajo de artesanos quienes grabaron las planchas de impresión y produjeron millones de dólares en billetes falsos en las imprentas offset.

Hoy en día, todo lo que se necesita es un escáner, una impresora a color y, para obtener mejores resultados, algunos billetes pequeños y un limpiador doméstico.


CAMBIO GENERACIONAL
"En el pasado, hubo un importante desembolso de fondos para producir un billete falso", explicó Ed Lowery, agente a cargo de la división criminal del Servicio Secreto. "Había que comprar un montón de papel de calidad, la tinta, la imprenta. No se imprimían unos miles a la vez, se imprimían hasta 4 o 5 millones de dólares. Se tenía una red de distribución".

Ahora, "¿por qué imprimir un par de millones de dólares en falso? Dependiendo de la tecnología que se esté utilizando, uno podría imprimir sólo un poco para salir el viernes por la noche", añadió.

Las estadísticas ponen de relieve el crecimiento: en 1995, menos del uno por ciento de los billetes falsos se produjeron en impresoras digitales. En el último año fiscal, casi el 60 por ciento de los 88.7 millones en moneda falsa recuperada en Estados Unidos fueron creados usando las impresoras de chorro de tinta o láser, según el Servicio Secreto.

'CANDADOS' EN LOS BILLETES
Los nuevos diseños de billetes de 5, 10, 20 y 50 dólares fueron introducidos entre 2003 y 2008. Un renovado billete de 100 dólares –el más falsificado, de acuerdo con el Servicio Secreto- ingresó en circulación en octubre, después de un retraso de casi 2 años y medio debido a problemas de producción.

El nuevo billete de 100 dólares incluye dos nuevas características de seguridad: una cinta azul de seguridad 3D y una campana que cambia de color en un tintero. Estas características están "destinadas a impedir el aumento de la falsificación de moneda, utilizando la tecnología de reproducción digital", aseguró Larry R. Félix, director de la Oficina de Grabado e Impresión.

Los fabricantes de impresoras y escáneres, en colaboración con los bancos centrales y los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley en todo el mundo, también han tomado medidas para luchar contra los falsificadores, creando un software que puede detectar y bloquear el escaneo de billetes.

"HP trabaja con las autoridades policiales, la industria, los bancos centrales y agencias gubernamentales de todo el mundo para reducir el riesgo de las actividades de falsificación", dijo Michael Thacker, director de relaciones con los medios de la compañía de hardware con sede en Palo Alto, California.

Se negó a ser más específico: "debido a los riesgos potenciales de seguridad, HP tiene la obligación de mantener los detalles de sus actividades de manera confidencial".