Economía

Extiende el SAT su brazo recaudador este año a recicladores de desechos

En la Resolución Miscelánea Fiscal (RMF) para 2014 se indica que el adquirente del desperdicio o material reciclable está obligado a inscribir al acopiador o recolector.
Marcela Ojeda
26 enero 2014 22:14 Última actualización 27 enero 2014 5:30
Fachada del SAT con empleados

Recolectores de basura en la mira del SAT./(Cuartoscuro)

El brazo recaudador del SAT se extiende a partir de este año, a quienes obtengan ingresos por desempeñarse en actividades como el acopio de desecho que pueda ser reciclado. También para quienes se dedican a la minería en pequeño, la pesca y la agricultura y la recolección de frutos.

Para ello, el Congreso de la Unión le dio al Servicio de Administración Tributaria (SAT) el mandato de ofrecer a estos grupos, esquemas sencillos que les posibilite cumplir con la Ley y que permitan el cobro de impuestos, detalló a EL FINANCIERO, Aristóteles Núñez, al ser consultado sobre cómo incorporarán a sectores que hoy por hoy parecen fuera de su radar.

“La pregunta es bien importante y puedo ilustrarla con un ejemplo muy sencillo de informales que hoy, y voy a conceder el beneficio de la duda, pudieran no estar pagando sus impuestos: el segmento de quienes se dedican a la recolección o acopio de material que puede ser reciclado”, señaló el jefe del SAT.


“Muchos de ellos son personas físicas que no tienen estudios ni un lugar de trabajo más que donde están recolectando ese desecho o desperdicio. No tienen una preparación académica, empresarial, ni un andamiaje administrativo, y probablemente tampoco tengan una cultura tecnológica del uso de Internet”, añadió.

Destacó que en la Resolución Miscelánea Fiscal (RMF) para 2014 se publicaron una serie de reglas que ya están funcionando y que, en primer lugar, indican que el adquirente del desperdicio o material reciclable es quien tiene la obligación de inscribir al acopiador o recolector, con una inscripción muy sencilla.

INSCRIPCIÓN
Se trata de que el adquirente emita la factura por cuenta del recolector; le retenga el cinco por ciento para efectos del Impuesto Sobre la Renta (ISR), como pago definitivo respecto de la compra que esté haciendo del material reciclado, y le retenga el 16 por ciento del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

“Bajo ese mecanismo, quienes hoy se dedican a recolectar y a acopiar, van a poder pagar sus impuestos a través del adquirente, quien se encarga de inscribirlo, retenerle y enterar el impuesto correspondiente, empezando así una cadena a través de un círculo virtuoso”.

Dijo que de esta forma sí es posible que a través del adquiriente, un segmento que hoy pudiera estar totalmente en la informalidad, sea llevado de manera abrupta a la formalidad, y que lo mismo sucede para el sector primario, la agricultura, pesca y para los recolectores de frutas, entre otros.

FACTURACIÓN
“Para todos ellos es el mismo esquema, donde el adquirente de esas mercancías es el que tiene la obligación de inscribirlos, retenerles y también de asistirlos en la facturación, por lo que el acopiador no tendrá que contratar servicios de facturación. Se lo da el propio adquiriente del producto, a través de un prestador de servicios”.

Este esquema es similar al que podría aplicarse para quienes desempeñan un trabajo doméstico en los hogares, aunque aclaró que en ese caso se trata de gente que presta un servicio personal subordinado.
Dijo que los recolectores de desechos, materiales o desperdicio, no prestan un servicio de ese tipo, sino que llevan a cabo una actividad empresarial en su más mínima expresión.

“