Economía

Extiende el peso su caída, tocó precio mínimo de dos meses

10 febrero 2014 4:54 Última actualización 26 agosto 2013 21:51

[Banxico reporta que este lunes, la cotización interbancaria de peso contra dólar, fue de 13.1725 unidades / Bloomberg]


 

Antonio Sandoval/Esteban Rojas
 
 
El peso mexicano se encuentra sujeto a un doble efecto, lo que motivó que al cierre de la primera jornada de la semana terminara en su punto de mayor debilidad de los dos últimos meses.
 
 

De acuerdo con la cifra de cierre oficial del Banco de México (Banxico), la cotización interbancaria valor spot (48 horas) del peso contra el dólar terminó en 13.1725 unidades, es el nivel más alto para el dólar desde el 26 de junio cuando terminó en 13.18 unidades.
 
 

Así, la moneda mexicana acumuló cuatro sesiones arriba de los 13 pesos por dólar, no es un periodo demasiado prolongado respecto a otros momentos en el año, pero muestra el momento por el que está pasando el tipo de cambio con una clara tendencia de depreciación para la moneda mexicana.
 
 

En la sesión de ayer hubo dos tipos de noticias que impactaban en el mercado de cambios nacional, pero cuando sucede algo así generalmente una de ellas tiene mayor influencia.
 
El doble efecto

Por un lado los bonos del tesoro estadounidense acumulan dos sesiones de descensos en sus tasas de rendimiento, entre viernes y lunes han bajado casi 10 puntos base al pasar de 2.90 a 2.805 por ciento, eso significaría un factor a favor para el peso y de hecho para todas las monedas emergentes.
 
 

El rendimiento de los bonos de referencia en el mercado de dinero mundial retrocede ante la posibilidad de que la Fed deje entrever la posposición de los estímulos monetarios ahora en su próxima reunión de sepriembre.
 
 

Sin embargo, lo único cierto es que existe mucha división sobre el tema: un día los mercados y los analistas observan una posibilidad concreta de que los estímulos se reduzcan generando cierto nerviosismo con efectos como alzas en el rendimiento de los bonos del tesoro, pero al día siguiente los mercados observan lo contrario, con un movimiento inverso de los rendimientos.
 
 

A eso obedece que en México el tipo de cambio se mantenga presionado y volátil.
 
 

Además, en las dos recientes sesiones se han registrado cifras negativas para la economía estadounidense y en consecuencia para la de nuestro país: el viernes pasado los datos de venta de casas nuevas para el mes de julio cayeron 20 por ciento, mientras que ayer lunes la cifra general de pedidos de bienes duraderos bajó 7 por ciento.
 
 
Ambos datos son una mala señal para la economía mexicana en el contexto actual de debilidad, lo que ha pesado más en el mercado cambiario.
 
 

Es notorio que el contexto global tiene un impacto total en el tipo de cambio, la expectativa es que se mantenga la misma tendencia cuando menos hasta mediados de septiembre, fecha de la reunión de la Fed, difícilmente otro factor incidirá en la tendencia del tipo de cambio.
 
 

De acuerdo con analistas y operadores del mercado cambiario, para las próximas dos semanas esperan cotizaciones máximas de 13.25 unidades y mínimas de 12.93 pesos por dólar, en un contexto volátil.