Economía

Exportaciones de Japón avanzan al mejor ritmo de siete meses

Las ventas externas de Japón subieron en septiembre 6.9%, desde una caída previa de 1.3%, un repunte sin duda significativo; sin embargo, la desaceleración en China, la guerra en Oriente Medio y la propagación del virus del Ébola podrían obstaculizar un crecimiento más sólido.
Reuters
22 octubre 2014 9:27 Última actualización 22 octubre 2014 12:7
Exportaciones de Japón

La balanza comercial registró un déficit de 958 mil 300 millones de yenes. (Bloomberg)

TOKIO.- Las exportaciones de Japón se expandieron a su mayor ritmo en siete meses en septiembre, debido mayores envíos a Asia, pero una desaceleración en China, la guerra en Oriente Medio y la propagación del virus del Ébola significan que las exportaciones podrían enfrentar problemas para crecer con más fuerza.

El aumento de 6.9 por ciento anual de las exportaciones en septiembre estuvo en línea con el avance de 6.8 por ciento previsto por economistas y se luego de una caída de 1.3 por ciento interanual en agosto.

Las exportaciones han sido decepcionantes durante gran parte de este año, debido a que muchas compañías han cambiado su producción al extranjero.

La balanza comercial de Japón registró un déficit de 958 mil 300 millones de yenes (8.960 millones de dólares), superior a la estimación promedio de un déficit de 777 mil millones de yenes, debido a que las importaciones crecieron a 6.2 por ciento anual en septiembre, frente a la media de un alza de 3.0 por ciento.

Ahora, una desaceleración de la economía mundial podría frenar cualquier aumento de las exportaciones, golpear a la economía de Japón y complicar un alza prevista del impuesto a las ventas el próximo año.

El Banco de Japón, sin embargo, se abstendría de lanzar una nueva ronda de estímulo en el corto plazo, esperando que el consumo doméstico se recuperará de manera estable y ayudará a fomentar el crecimiento.

"Las exportaciones registraron una recuperación, pero eso aún no es una tendencia, debido a que las automotrices japonesas y otras firmas están cambiando la producción al extranjero y el crecimiento global sigue siendo moderado", dijo Takeshi Minami, economista jefe de Norinchukin Research Institute.

Las exportaciones a Asia, que corresponden a más de la mitad de los envíos de Japón, crecieron 8.1 por ciento en septiembre respecto al año previo por un aumento de la demanda.

Las ventas a China también aumentaron 8.8 por ciento anual, pero hay preocupaciones, ya que el crecimiento de la potencia económica de Asia se desaceleró a su menor ritmo desde la crisis financiera global en el tercer trimestre.

Los envíos a Estados Unidos subieron 4.4 por ciento en el año en septiembre lideradas por los vehículos, la construcción y la maquinaria para minería.

Las débiles exportaciones han sido uno de los eslabones frágiles de la economía de Japón, que lucha por lidiar con un aumento del impuesto a las ventas en abril desde 5.0 a 8.0 por ciento.

La economía de Japón se contrajo a una tasa anualizada de 7.1 por ciento en el segundo trimestre, debido a que el aumento tributario provocó la mayor contracción desde la crisis financiera global de 2009.

Se prevé que la economía retome su expansión en el tercer trimestre, pero el ritmo podría ser muy lento, lo que podría motivar especulaciones de que el gobierno postergaría un segundo aumento del impuesto a las ventas a 10 por ciento programado para el próximo año.

Una posible recesión en Europa, una desaceleración en China, el brote del virus del Ébola y la guerra con los milicianos del Estado Islámico en Irak y Siria también sembraron dudas sobre si la economía de Japón puede recuperar impulso.

El Banco de Japón parece resistir la presión para aplicar más estímulo económico o aceptar que su meta de inflación es demasiado alta, incluso en momentos en que los temores sobre el crecimiento golpean a los mercados globales y los indicadores económicos de Japón se debilitan.