Economía

Expectativas crecen
para que BCE compre bonos soberanos

Economistas entrevistados coincidieron en que el BCE no tiene muchas opciones con las tasas de interés y tendrá que recurrir a medidas como la compra de bonos soberanos.
Reuters
27 febrero 2014 10:11 Última actualización 27 febrero 2014 10:33
edificio del bce

(Bloomberg)

El Banco Central Europeo (BCE) podría verse obligado a imprimir dinero este año para alejar el riesgo de deflación e impulsar un crecimiento económico que continúa siendo muy débil, según economistas sondeados por Reuters.

26 de 78 economistas, un tercio de los encuestados, también espera un recorte en la tasa de refinanciación desde el 0.25 por ciento actual en la reunión del BCE el 6 de marzo. La mayoría prevé una reducción de 5 a 15 puntos base, en línea con los cambios en la tasa de interés del Banco de Japón.

Se trata de la postura más fuerte a favor de un mayor alivio cuantitativo en los sondeos de Reuters desde noviembre del año pasado, cuando el BCE sorprendió a los mercados con un recorte de 25 puntos base en la tasa referencial.

Sin embargo, la mayoría concuerda que el BCE casi se ha quedado sin opciones con las tasas de interés y tendrá que tomar medidas más agresivas, como la compra de bonos soberanos, tal como han hecho la Reserva Federal de Estados Unidos, el Banco de Inglaterra y el Banco de Japón.

Aunque se mantiene como una perspectiva minoritaria, 19 de 63 economistas sondeados esta semana prevén que el banco central finalmente deberá lanzar su propia versión de estos estímulos y ampliar su hoja de balance.

En el último sondeo de Reuters sobre el BCE, sólo unos pocos analistas encuestados, 8 de 64, dijeron que había una posibilidad de más de 50 por ciento para esta medida.

El principal mandato del BCE es mantener la tasa de inflación levemente por debajo del 2 por ciento, pero el promedio de alza de los precios en la zona euro ha estado bajo esa meta durante más de un año.

Economistas también consideraron que la tasa de depósitos se mantendría sin cambios en cero por ciento en la próxima reunión de política monetaria de la entidad emisora. Sólo seis dijeron que el BCE recortará la tasa de depósito a menos de cero, lo que significaría que el banco central cobraría a los bancos con depósitos.

Una mayoría de los economistas también prevé que el BCE reducirá sus pronósticos de la inflación para 2014 y no modificará sus estimaciones del crecimiento cuando revele las proyecciones trimestrales en la reunión del banco la semana próxima.

Para 2015, no modificaría sus pronósticos de crecimiento e inflación, dijeron economistas.