Economía

Europa debe intensificar acciones económicas

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, se comprometió a mantener el nivel actual de estímulos monetarios a un mes de adoptar una decisión compleja sobre el futuro de su programa de expansión.
Bloomberg
21 noviembre 2016 20:40 Última actualización 22 noviembre 2016 5:0
BCE

(Bloomberg)

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, dijo que hacen falta medidas más urgentes para hacer frente a las debilidades estructurales de la zona euro y se comprometió a mantener el nivel actual de estímulos monetarios.

“Todavía nos enfrentamos a una serie de desafíos estructurales que están frenando una expansión más dinámica de la economía de la zona euro”, dijo Draghi durante una comparecencia en el Parlamento Europeo en Estrasburgo.

Destacó que “se necesitan medidas políticas para aumentar la productividad y mejorar el entorno empresarial”, y añadió que el ritmo delas acciones que adopten los gobiernos “necesita ser intensificado sustancialmente”.


A medida que se acerca el próximo mes, cuando el BCE tendrá que adoptar una decisión compleja sobre el futuro de su programa de expansión cuantitativa de 1.7 billones de euros, las autoridades están utilizando casi todas las apariciones públicas para presionar a los 19 gobiernos de la zona euro para que adopten medidas que hagan sus economías más resistentes y competitivas.

Eso podría estar vinculado a un creciente debate público sobre cuándo podría terminar el programa. “Las políticas fiscales también deberían respaldar la recuperación económica, mientras se mantengan en línea con la normativa fiscal”, dijo Draghi a los parlamentarios. “Un conjunto de políticas fiscales más favorable al crecimiento podría impulsarlo”, añadió.

Sus comentarios se produjeron después de las declaraciones realizadas el lunes por Benoit Coeure, miembro del Consejo Ejecutivo, durante un discurso en Múnich, donde dijo que es “necesario complementar” las políticas monetarias “con políticas económicas y, allí donde sea posible, también con políticas fiscales a nivel nacional y europeo”.

En cuanto a la política monetaria, el presidente del BCE reiteró que el banco central está “comprometido a preservar el importante grado de relajación monetaria que es necesario para asegurar una convergencia sostenida de la inflación” hacia la meta de poco menos del dos por ciento, establecida anteriormente.