Economía

EU dice que negociación del TLCAN enfrentará presiones en 2018

En entrevista para la cadena CNBC, el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, dijo que las elecciones en EU y México eclipsarán las negociaciones del TLCAN el próximo año.
Agencias
22 septiembre 2017 7:35 Última actualización 22 septiembre 2017 10:54
Wilbur Ross

Wilbur Ross (Bloomberg)

Las conversaciones para actualizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con México y Canadá enfrentarán una fuerte presión en 2018, cuando varias elecciones regionales y otros asuntos comerciales podrían eclipsar las negociaciones, dijo este viernes el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross.

"Si te adentras en 2018, el calendario político abrumará al calendario comercial", dijo Ross a CNBC en una entrevista, agregando que las piezas de automóviles son un tema clave en los esfuerzos de renegociación del TLCAN.

En tanto, en un artículo para la página editorial del diario The Washington Post, advirtió que solo un cambio en las reglas de origen del TLCAN, en especial en el sector automotriz, permitirá corregir el desbalance comercial entre su país, México y Canadá.

Ross sostuvo que las disposiciones de reglas de origen del acuerdo han tenido el efecto indeseado de incrementar la proporción del contenido de las importaciones de insumos provenientes de fuera de Norteamérica.

“Si no arreglamos las reglas de origen, las negociaciones en el resto del acuerdo fracasarán para cambiar significativamente el desbalance comercial”, escribió en alusión a lo que Estados Unidos definió como uno de sus principales objetivos en la modernización del TLCAN.

Con base en estadísticas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), un estudio del propio Departamento de Comercio (DOC) sostiene que el contenido estadunidense en manufacturas provenientes de Canadá cayó del 21 al 15 por ciento entre 1995 y 2011.

En el caso de las importaciones procedentes de México, el descenso del contenido bajó del 26 al 16 por ciento en el mismo periodo, según el DOC.

“Estos datos destruyen el argumento de que el contenido estadunidense en la forma de partes es tan alto que no deberíamos preocuparnos sobre las cifras brutas del déficit”, señaló.

Ross señaló que el problema es especialmente preocupante porque la proporción de contenido que ha perdido Estados Unidos está siendo absorbida, no por México o Canadá, sino por socios que no pertenecen al Tratado de Libre Comercio de América del Norte, aunque no dio nombres.

“La proporción de contenido de países extranjeros que no son ni Canadá, ni México, se ha duplicado en nuestras importaciones desde México de un 14 a 27 por ciento. El contenido no-TLCAN de las importaciones de Canadá se elevó del 12 al 21 por ciento”, argumentó.

Ross sostuvo en ese sentido que aun cuando el acuerdo haya logrado la meta de incrementar el comercio trilateral en términos absolutos, los trabajadores y negocios estadounidenses no se están beneficiando del acuerdo en forma justa y recíproca.

Al respecto, sostuvo que desafortunadamente las reglas de origen del TLCAN en el sector automotriz listan autopartes exactas y otras que ya no se usan en el proceso de producción de automóviles.

Asimismo señaló que el TLCAN incluyó el concepto de “transformación sustancial, el cual quiere decir que si uno de los socios del acuerdo procesan un insumo procedente de fuera de la región, este se transforma como si hubiera sido producido en Estados Unidos, México o Canadá.

Ross señaló que Estados Unidos propuso por ello entre sus objetivos de negociación del TLCAN tanto la elevación de los requisitos de contenido regional, como la elevación de la proporción estadounidense, especialmente en automóviles y autopartes.

Desde el mes pasado, el secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, sostuvo que la propuesta de reformar las reglas de origen para dar contenido nacional por país “no sería la mejor práctica introducir tal tipo de rigideces en el proceso industrial”.

“No es bueno para las empresas de Estados Unidos, no es bueno para empresas mexicanas. Sería altamente complicado”, apuntó.

La posición mexicana fue apoyada por el organismo cúpula que representa a las armadoras estadounidenses, Ford, General Motors y Fiat-Chrysler.

En los últimos años, Estados Unidos ha visto como se reduce su cantidad de bienes intermedios en la fabricación de manufacturas que importa desde México al pasar de 26 por ciento en 1995 a sólo 16 por ciento en 2011, según un reporte del Departamento de Comercio de ese país.

Además, la agencia encargada del comercio exterior estadounidense afirma que en ese mismo periodo de tiempo la participación de componentes originarios de China en los productos fabricados en México pasó de 0.3 a 6 por ciento, mientras que la de todos los países que no son parte del TLCAN pasó de 14 a 27 por ciento.

El Departamento de Comercio también se lanza contra Canadá pues afirma que la participación de componentes estadounidenses en productos que importa desde ese país pasó de 21 a 15 por ciento en el mismo periodo de tiempo.

En tanto que el porcentaje de componentes chinos pasó de 0.3 a 3 por ciento y de países no TLCAN pasó de 12 a 21 por ciento.

Con información de Valente Villamil, Reuters y Notimex*