Economía

EU brilla entre economías desarrolladas para 2015

Se espera que el próximo año Estados Unidos crezca al mayor ritmo en una década, lo que impulsaría a la economía mundial, mientras otros países desarrollados, como China, Rusia y Japón, se enfrentan a una desaceleración e incluso a la recesión.
AP
29 diciembre 2014 16:57 Última actualización 29 diciembre 2014 17:6
Estatua de la Libertad

Estatua de la Libertad. (Bloomberg/Archivo)

WASHINGTON.- Tras sufrir para salir de la recesión, Estados Unidos ha pasado por una racha ganadora que lo está acercando a una salud económica total y está listo para impulsar el crecimiento mundial, pero el próximo año no parece tan brillante para otras economías desarrolladas importantes.

China está perdiendo velocidad a medida que hace la transición de la inversión al consumo. Japón ha caído en una recesión y Rusia parece encaminada a otra, mientras que Europa apenas tiene crecimiento.

En Estados Unidos, seis años después de que su sistema financiero estuviera al borde del colapso y casi la misma cantidad de años después de que la recesión terminó, se espera que 2015 sea un año con un crecimiento al mayor ritmo en una década. Su expansión de julio a septiembre, con una tasa anual de 5 por ciento, fue la más rápida para cualquier trimestre desde 2003.


Ese ritmo podría reducirse un poco, pero se espera que la economía se expanda 3.1 por ciento el próximo año, de acuerdo con un sondeo de National Association for Business Economics. Será el primer año con un crecimiento de 3 por ciento desde 2005.

La aceleración del crecimiento estadounidense es otro motivo clave para considerar que la economía mundial también crecerá más rápidamente, cerca de 3 por ciento tras haber crecido 2.5 por ciento en 2014, de acuerdo con economistas en JPMorgan Chase y IHS Global Insight.

PETRÓLEO BARATO

La caída de los precios del petróleo es un gran motivo para este optimismo. Los precios se han reducido casi a la mitad desde mediados de año. En algunas zonas del país, los precios de la gasolina se han reducido a menos de 2 dólares el galón (3.7 litros). La caída, junto con autos con un consumo más eficiente, le ahorrará a los hogares promedio de Estados Unidos 550 dólares de gasolina el próximo año, de acuerdo con la Administración de Información Energética de Estados Unidos, lo que significa que los consumidores tienen más dinero para gastar en productos como autos, muebles y aparatos para sus hogares.

Además las finanzas estadounidenses tienen una mejor forma. Los empleos están aumentando y las empresas están invirtiendo en edificios y sistemas computacionales además de que se espera que la construcción de viviendas remonte.

Los precios más baratos del petróleo también ayudan a Europa y Japón, y la economía mundial debería expandirse más rápido que en 2014.

Un repunte en la economía mundial "depende en gran medida de la suposición de que la economía estadounidense siga mejorando", dijo Douglas Porter, principal economista en BMO Capital Markets. "Si eso no ocurre, no queda mucho para respaldar a la economía mundial".

CAMBIOS EN EL AMBIENTE MUNDIAL

A pesar de que la economía estadounidense se pudiera fortalecer, el resto del mundo podría sufrir. El crecimiento más rápido podría llevar a la Reserva Federal a aumentar las tasas de interés en 2015, lo que podría atraer a más inversionistas extranjeros.

El flujo de capital aumentaría el valor del dólar y posiblemente desestabilizaría otras monedas. Los gobiernos y las empresas del extranjero que pidieron prestado en dólares tendrían problemas para pagar esas deudas.

Las economías estrella de la década pasada, los mercados emergentes de Brasil, Rusia, India y China conocidas como "BRIC", posiblemente crecerán en 2015 a su ritmo más lento en seis años, de acuerdo con la firma Oxford Economics. El petróleo barato y la caída en los precios de las materias primas han afectado particularmente a Brasil y Rusia.

La diferencia entre Estados Unidos y el resto del mundo refleja una de las características fundamentales de la economía estadounidense: está más aislada de las fluctuaciones globales que otras economías importantes. Las exportaciones suman sólo 14 por ciento de la producción en Estados Unidos, el porcentaje menor entre los 34 miembros más ricos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.