Economía

Estos chinos quieren crear más empleos... para robots

El mayor fabricante mundial de electrodomésticos de consumo, busca entrar al mercado mundial de robots más grande del mundo ampliando su presencia en Silicon Valley con una apuesta por una alemana por 4 mil 400 millones de dólares.
Bloomberg
25 agosto 2017 0:20 Última actualización 25 agosto 2017 5:5
Etiquetas
Robots

Actualmente el mercado chino de robots mueve cerca de 11 mil millones de dólares.

Ridea Group de China tiene la idea de poner robots destinados a los consumidores en los hogares a nivel mundial y está ampliando su presencia en Silicon Valley para alcanzar ese objetivo.

El mayor fabricante mundial de electrodomésticos de consumo considera que la adquisición del fabricante alemán de robots Kuka AG por 3 mil 700 millones de euros (4 mil 400 millones de dólares) es el eje de sus planes de expansión, desde la fabricación de robots capaces de servir cerveza a instalar androides en fábricas sin un solo trabajador.

El aumento del número de ingenieros de investigación en EU y el agregado de una fábrica de Kuka en China es solo el comienzo, dijo el vicepresidente de Midea, Hu Ziqiang, en una entrevista.

Queremos ser el líder mundial”, dijo Hu el miércoles en la sede de Midea en Foshan, Guangdong.“Llevará tiempo, pero creo que podemos hacerlo

vaenascenso25


La compra de Kuka por parte de Midea la colocó en la primera línea de la batalla robótica industrial justo cuando el país se embarca en un ambicioso plan para automatizar su extenso sector manufacturero.

La demanda ha sido estimulada por el aumento de los costos laborales, e hizo que el mercado chino de robots, que mueve 11 mil millones de dólares, se convierta en el más grande del mundo. Al mismo tiempo, Midea planea integrar la experiencia de Kuka para expandirse en productos de consumo.

Queremos que la inteligencia artificial se aplique a la robótica y aplicaciones”, “Hay un gran potencial para que podamos expandirnos

Lo dijo Hu, citando como ejemplo la investigación sobre aparatos de cocina que pueden reconocer el alimento que se pone en ellos y sugerir recetas. Pero los fabricantes chinos siguen dependiendo de marcas extranjeras para los robots industriales.