Economía

Esto es lo que sabemos del plan fiscal de Trump

El presidente de Estados Unidos anunciaría este miércoles un ambicioso proyecto de impuestos, que incluiría recortes en las tasas, lo que preocupa a especialistas por el déficit que podría generar.
AP
26 abril 2017 10:24 Última actualización 26 abril 2017 10:26
Abanico de dólares. (Reuters/Archivo)

[A medida que la Fed apriete el suministro, el dólar subirá y los precios de los bonos en dólares caerán. / Reuters]

El gobierno del presidente Donald Trump se aprestaba este miércoles a anunciar un vasto recorte de impuestos, parte de las promesas de campaña del entonces candidato republicano de estimular la creación de empleos y la prosperidad de la clase media, pese a que el gobierno batalla con una deuda creciente.

Funcionarios de la Casa Blanca van a dar a conocer un bosquejo general de una reforma de impuestos que proveería enormes recortes para negocios, pequeños y grandes.

La tasa máxima para individuos caería de 39.6 por ciento a "mediados de los 30", de acuerdo con un funcionario familiarizado con el plan.

La tasa máxima de impuestos para negocios pequeños bajaría de 39.6 por ciento a la propuesta tasa corporativa de 15%, dijo el secretario del Steven Mnuchin en un discurso el miércoles por la mañana.

Dijo que la propuesta representaría "el mayor recorte fiscal" y "la mayor reforma de impuestos" en la historia estadounidense.

Afirmó que la menor tasa de impuestos para dueños de negocios pequeños —una categoría que bajo definiciones legales actuales puede incluir a médicos, abogados e incluso compañías como la Trump Organization— no sería usada como laguna legal por los ricos para reducir su carga fiscal.

Sin embargo, el secretario del Tesoro declinó decir que no habrá un recorte de impuestos para los ricos, una promesa que hizo el año pasado en una entrevista televisiva. "Nuestro objetivo es simplificar los impuestos personales", dijo.

El plan de Trump también tiene previsto un impuesto del 10 por ciento a las ganancias que las empresas estadounidenses han acumulado en el extranjero.

Los ingresos del llamado "impuesto de repatriación" representarían una fuente puntual de ingresos muy necesarios -lo que podría contrarrestar algunos de los profundos recortes impositivos que Trump ha propuesto para las empresas- o podrían dedicarse a iniciativas populares bipartidistas, como el gasto en infraestructura.

El gravamen supone un intento de conciliar una peculiaridad del sistema tributario estadounidense. A diferencia de la mayoría de los países desarrollados, Estados Unidos aplica un impuesto sobre la renta corporativa del 35 por ciento a las ganancias globales de las empresas, no sólo a los ingresos en Estados Unidos. Sin embargo, las compañías pueden diferir los impuestos sobre sus ganancias en el extranjero hasta que decidan transferir esos beneficios al país, o "repatriarlos".

El plan de Trump no incluirá la propuesta de impuestos de ajuste en frontera que el presidente de la Cámara, Paul Ryan, ha defendido.

"La Cámara no ha renunciado a ese tema, pero sí se reconoce que necesita trabajo", dijo el senador Orrin Hatch, republicano de Utah que preside el Comité de Finanzas del Senado

Los republicanos que criticaron la creciente deuda nacional durante el gobierno del presidente demócrata Barack Obama dijeron el martes que están abiertos al plan fiscal de Trump, a pesar de que podría agregar billones de dólares al déficit durante la siguiente década.

Tal como lo hiciera la Casa Blanca, los republicanos en el Capitolio argumentaron que los recortes fiscales estimularían el crecimiento económico, lo que reduciría o incluso eliminaría cualquier disminución en el ingreso fiscal.

El argumento de que los recortes fiscales son autofinanciables ha sido ridiculizado por los economistas de todo el espectro político.

El martes, el apartidista Comité Conjunto de Tributación dijo que un recorte grande a los impuestos corporativos —aun si es temporal— agregaría déficits presupuestales a largo plazo.

Éste es un problema para los republicanos, porque significa que necesitarían el apoyo de demócratas en el Senado para aprobar una reforma fiscal que disminuya significativamente los impuestos a corporaciones.

La valoración fue solicitada por el presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan, quien ha estado impulsando un nuevo impuesto sobre importaciones para financiar la disminución de tasas fiscales en general.

Los republicanos en el Senado han criticado fuertemente la idea y funcionarios en el gobierno de Trump han enviado señales mixtas al respecto.

Con información de Bloomberg

Todas las notas ECONOMÍA
Cuarto de Junto, presente en tercera ronda de negociación del TLCAN
EU se vuelve a mostrar hermético en reglas de origen de TLCAN
Metanfetamina, cocaína y petróleo: el auge de la droga en la región del esquisto de Texas
Caja Popular Mexicana se une a la iniciativa de cero comisión en cajeros
Producción de petrolíferos se recupera ligeramente en agosto
Pérdidas aseguradas sumarían hasta 2 mil mdd por sismo en México
#QuieroAyudar Donaciones bancarias, por internet y hasta en 'la tiendita'
STPS recibe 477 quejas de empleados obligados a laborar en inmuebles dañados
Hay vida después del TLCAN: Videgaray
Operan edificios del centro financiero de CDMX hasta en un 30%
Remeros de Xochimilco piden a turistas visitar las chinampas tras sismo
Aseguradoras apoyan a clientes tras sismos
EU dice que negociación del TLCAN enfrentará presiones en 2018
S&P reduce calificación crediticia de Hong Kong
5 razones por las que a China no le afecta que S&P bajara su calificación
En el Bajío aumenta 28.6% venta de mayoristas en julio
Querétaro explora nichos de inversión con Arkansas
Inflación desacelera en la primera quincena de septiembre
Es improbable que Canadá abandone negociaciones TLCAN, señalan expertos
Coahuila, sin ‘foco rojo’ de deuda
Sismos ‘noquean’ a energía eólica
Menos de 10% de las casas tienen seguro contra sismos
Mayor inflación frena ventas en establecimiento minoristas
El ABC para hacer válido el seguro de daños a casa
Citibanamex baja proyección de crecimiento de México por sismo