Economía

Esto es lo que recomienda Lagarde para evitar más Brexits o elecciones como la de EU

Chistine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional, expuso que el Brexit y las elecciones en Estados Unidos son resultados de la desigualdad económica, por lo que aconsejó tomar estas medidas para reducir esa brecha.
Leticia Hernández
18 noviembre 2016 21:35 Última actualización 18 noviembre 2016 21:35
Lagarde

El mundo requiere mayor equidad económica, aseguró Christine Lagarde. (Bloomberg)

El Brexit y el resultado de la elección en Estados Unidos son evidencias de la desigualdad que persiste en el mundo al no haberse distribuido por igual los beneficios de la globalización y para buscar ese crecimiento inclusivo, hay que pensar en la reconversión laboral, dar incentivos fiscales para ofrecer más oportunidades laborales a las mujeres y adoptar políticas educativas inteligentes a los jóvenes, expuso Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional.

Los beneficios de la globalización no se han distribuido de manera equitativa en el mundo y ahora las consecuencias sociales y políticas ahora se hacen evidentes por lo que es necesario conformar un marco de política más eficaz para fomentar el crecimiento inclusivo, expuso la funcionaria en su discurso pronunciado en la Universidad del Pacífico en Lima, Perú, en donde este fin de semana se realiza la Cumbre de Líderes APEC.

“Consideren la reconversión laboral como una forma de ayudar a los trabajadores desplazados por la tercerización; consideren el salario mínimo e incentivos tributarios para ofrecer a la mujer más oportunidades en el mercado de trabajo, y piensen también en la adopción de políticas de educación inteligentes para que los jóvenes puedan prosperar en una economía digital”, expuso la funcionaria.


Agregó que el mundo requiere mayor equidad económica para lo que se requiere la creación de un sistema tributario internacional que minimice las lagunas de la legislación y “Nos proteja frente a los efectos corrosivos de la corrupción. También es necesario proteger la base tributaria de los países de bajo ingreso, y así evitar que las empresas multinacionales transfieran sus utilidades a localidades donde los impuestos son bajos”, apuntó.

Habló de los beneficios que la integración comercial ha dado al mundo. Entre 1970 y 2008 las exportaciones mundiales de bienes y servicios se multiplicaron por nueve, lo cual contribuyó a que prácticamente se triplicara el ingreso medio en los países emergentes y en desarrollo, y ayudó a que se duplicara el ingreso medio en las economías avanzadas, sacando al mismo tiempo de la pobreza a cientos de millones de personas.

Pero también reconoció los efectos adversos como la desigualdad del ingreso que se ha incrementado sustancialmente en las principales economías avanzadas, especialmente en Asia y Europa oriental. En América Latina, los niveles de desigualdad se han reducido pero sigue siendo la región más desigual del mundo.

En las principales economías avanzadas el ingreso del 10 por ciento más rico de la población aumentó un 40 por ciento durante las últimas dos décadas, pero solo creció un poco para los situados en el nivel más bajo de la escala.

“Las consecuencias sociales y políticas ahora se están haciendo evidentes. En Estados Unidos y el Reino Unido, los electores han dado claras señales de inquietud en lo que respecta a la migración, el comercio y el cambio tecnológico y han se promueva el empleo interno y el crecimiento de los ingresos”, señaló.