Economía

Estímulo cuantitativo del BoJ es contraproducente: ex asesor de Soros

12 febrero 2014 4:47 Última actualización 15 abril 2013 10:54

[Bloomberg] El país no se recuperará. En su lugar, la economía se acercará a un impago, dijo Fujimaki.


 
Bloomberg
 
La gran apuesta de impulso de la flexibilización cuantitativa por parte del Banco de Japón –BoJ por la sigla en inglés- no logrará una recuperación de la economía sino que acercará el país a un impago, dijo Takeshi Fujimaki, ex asesor del inversionista multimillonario George Soros.
 
El BoJ dijo el 4 de abril que duplicará las compras mensuales de deuda a 7.5 billones de yenes (77,000 millones de dólares). Es alrededor de 70% de la emisión planeada de bonos del gobierno más endeudado del mundo. El gobernador Haruhiko Kuroda estableció un plazo de dos años para alcanzar el objetivo anual de una inflación de 2% que se adoptó en enero a instancias del primer ministro Shinzo Abe y dijo que la base monetaria crecerá a 270 billones de yenes para fines de 2014.
 
“Mediante la expansión de la base monetaria a 270 billones de yenes, el BoJ hace una gran apuesta que considero terminará por perder”, dijo Fujimaki en una entrevista del 11 de abril en Tokio. “El anuncio de flexibilización cuantitativa de Kuroda equivale a declarar un doble suicidio con el gobierno. El BoJ tendrá que compartir la suerte del país y el impago”.
 
El gobernador del BoJ dijo la semana pasada que no fijará un plazo para la flexibilización y que había tomado todas las medidas necesarias por ahora para alcanzar el objetivo de inflación. Las medidas de Kuroda llevaron el yen al nivel más bajo en cuatro años, de 99.95 yenes, e impulsaron la volatilidad de los mercados de bonos gubernamentales.
 
Volatilidad de los bonos
 
“La volatilidad del mercado de bonos gubernamentales de Japón, así como el hecho de que hay una gran cuota de venta, representan el temor de los inversionistas”, dijo el presidente de Fujimaki Japan, una compañía de asesoramiento en inversiones de Tokio. “Son los primeros indicios de una mayor liquidación, por lo que hay que seguir observando qué pasa con los bonos a largo plazo”.
 
El BoJ responderá de forma flexible a las crecientes oscilaciones de precios, dijeron a la prensa funcionarios del banco central el 11 de abril después de una reunión con participantes del mercado que constituyó otra innovación de Kuroda. La entidad considerará la posibilidad de anunciar con anticipación los programas de operaciones, dijeron.
 
Fujimaki dijo que hace poco compró opciones de venta para bonos gubernamentales japoneses de distintos vencimientos, si bien no brindó detalles. Sigue teniendo bienes raíces en Japón y opciones que le dan derecho a vender el yen contra el dólar a un plazo de menos de cinco años. También tiene activos en dólares estadounidenses y monedas de otros países desarrollados.
 
“Las finanzas de Japón se hunden en el océano”, dijo Fujimaki. “No hay forma de escapar de un derrumbe del mercado en el futuro cuando se tiene una deuda tan enorme”.
 
Los préstamos, letras y bonos gubernamentales japoneses en circulación aumentaron a un récord de 997.2 billones de yenes a fines de 2012, según datos del Ministerio de Hacienda. El Fondo Monetario Internacional estima que las obligaciones crecerán este año a 245% de la producción económica del país, en un sexto año consecutivo de expansión.