Economía

Este país crece más que Alemania gracias a estímulos y migrantes

En 2015, este país logró un crecimiento de 4.5 por ciento anual en el último trimestre de 2015, más del doble que Alemania, gracias a un estímulo récord del banco central y una inmigración sin precedentes. 
Bloomberg
01 marzo 2016 18:43 Última actualización 01 marzo 2016 21:16
Banderas

banderas (Bloomberg)

Un cóctel entre un estímulo récord del banco central y una inmigración sin precedentes está ayudando a alimentar el boom económico más grande de Suecia en cinco años.

La economía registró una notable expansión del 4.5 por ciento anual en el cuarto trimestre, la más alta en cinco años. Es más del doble del crecimiento de la vecina Alemania, la cual, como Suecia, depende de las exportaciones a Europa para sostener gran parte de su prosperidad.

El mes pasado, el banco central bajó su principal tasa de crédito al récord de -0.5 por ciento, con lo cual se llega a más de un año con tasas negativas para la economía más grande de la región nórdica.

Las tasas de interés bajas impulsaron el gasto y los préstamos a consumidores. Los precios de las casas quebraron récords históricos. Además, finalmente el desempleo está cayendo en tanto el gobierno está aumentando el gasto en el bienestar y cuidando a una ola récord de solicitantes de asilo provenientes de países arrasados por guerras, como Siria, Irak y Afganistán.

Para albergar a todos los recién llegados, el año pasado Suecia comenzó a construir más casas que en cualquier año desde 2006. El primer ministro, Stefan Loefven, dice que el ritmo se debe acelerar todavía más a lo largo de la próxima década para que el país optimice el crecimiento mediante una mejor movilidad.

Y la última pieza del rompecabezas también está terminando de encajar: las exportaciones cerraron el año al ritmo más veloz en diecinueve trimestres. Los esfuerzos del Riksbank para mantener bajo control la corona sueca sin duda están jugando un papel.

Ahora todo lo que Suecia tiene que esperar es que la economía global no descarrile, que su mercado inmobiliario no colapse y no quedar abrumada por otra ola de refugiados.