Economía

El día clave de 2016 en los mercados pasó entre el Brexit y Trump

Pasó casi inadvertido entre el 23 de junio y el 8 de noviembre, pero este día fue clave en los mercados financieros, de acuerdo con el jefe de estrategias de inversión de Bank of America Merrill Lynch, Michael Hartnett.
Bloomberg
09 diciembre 2016 12:3 Última actualización 12 diciembre 2016 13:18
ME. El dólar, el recorte y las tasas.

ME. El dólar, el recorte y las tasas.

Para los mercados financieros, el día más crucial de 2016 no fue el 8 de noviembre, cuando Donald Trump ganó las elecciones de Estados Unidos, ni el 23 de junio, cuando los británicos votaron a favor de abandonar la Unión Europea (Brexit).

Según el jefe de estrategias de inversión de Bank of America Merrill Lynch, Michael Hartnett, fue 11 de julio.

¿Qué tuvo de especial ese día?

"Ese fue el día que terminó la mayor tendencia alcista del mercado de bonos de todos los tiempos", dijo la semana pasada durante una presentación del banco.

"Y desde entonces, los rendimientos han aumentado, y eso, sin duda, es el mayor evento de 2016."

En el mercado de bonos cuando los precios de éstos suben, los rendimientos bajan, y viceversa.

Ese día, el rendimiento del bono del Tesoro a 30 años marcó un mínimo histórico intradía de 2.0882 por ciento.

Al otro lado del Atlántico, toda la curva de rendimiento de la deuda suiza hasta los bonos a 50 años, estaba en negativo.

Todo el mundo estaba con posiciones para que las tasas de interés se hundieran más y más después del Brexit, dijo Harnett, pero los sólidos datos económicos y el cambio hacia los estímulos fiscales por encima de los monetarios –impulsados por las evidencias del populismo en las urnas– puso fin a un mercado de bonos al alza.

Una serie de rotaciones violentas continuarán en su movimiento alcista, advirtió, destacando la dinámica cambiante que ahora impulsa los mercados, desde el monetarismo al keynesianismo, de la globalización al proteccionismo, de las acciones de crecimiento a las de valor y así sucesivamente.

"Como en los años de 1980/1981, tuvimos un punto de inflexión masivo en el precio del dinero (tasas de interés), el elemento más importante de nuestros mercados financieros", explicó el estratega.

"E inevitablemente, como pasó en 1980/1981, una gran cantidad de volatilidad, un montón de excesos, un montón de fallos, ocurren en ese momento en particular".

Estados Unidos fue el "gran ganador de la deflación", dijo Hartnett, y en medio de un ambiente de inflación y de rendimientos de los bonos al alza, otras regiones están preparadas para hacerlo mejor.

"La gran diversión estará en Japón, en Europa, en el petróleo, en las acciones de valor, en las empresas de pequeña capitalización", dijo.

"Creo que se obtendrán ganancias de dos dígitos el próximo año, todo porque están muy, muy ligadas a algo que ha cambiado, que es la dirección de la inflación y la dirección de las tasas de interés".