Economía

Estas son las razones que impiden cumplir la meta de recorte al gasto, según el CEESP

Los objetivos de los recortes al gasto y canalizar los recursos excedentes al pago de deuda no se han cumplido por problemas estructurales en pensiones, participación a entidades y costo financiero de la deuda, de acuerdo con el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado.
Leticia Hernández
04 diciembre 2016 12:15 Última actualización 04 diciembre 2016 12:22
recorte gasto hacienda

recorte gasto hacienda

Los ojos de los mercados internacionales y de las corredurías están puestos en que México cumpla con el saneamiento de sus finanzas públicas y eso implica cumplir con los objetivos de los recortes al gasto y canalizar los recursos excedentes al pago de deuda, los que no se han cumplido por problemas estructurales en pensiones, participación a entidades y costo financiero de la deuda, señaló el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

En su análisis semanal, el organismo señala que conforme se acerca el cierre del ejercicio las cifras convergen hacia los objetivos planteados pero parece difícil que se den los ajustes preventivos que se anunciaron para el año 2017.

“Hasta ahora, el gasto sigue creciendo, principalmente por problemas estructurales: pensiones, participaciones a entidades federativas y costo financiero de la deuda”, advirtió el CEESP.


Aunque las cifras del reporte mensual de Finanzas Públicas y Deuda Pública de la Secretaría de Hacienda al cierre de octubre, muestran que los ingresos públicos han evolucionado favorablemente, esta dinámica se atribuye en mayor medida a fuentes de recursos no recurrentes, lo que debería obligar a ser más cautelosos a la hora de asignar los recursos, para que sea de manera más eficiente.

En el renglón del gasto el CEESP preocupación debido a que los datos aumentan la incertidumbre sobre el cumplimiento de los objetivos de los recortes preventivos anunciados para el presente y el próximo año.

Las cifras de la SHCP indican que en los primeros diez meses del año el gasto total del sector público creció a una tasa anual de 3.6 por ciento real, que en términos absolutos representa una erogación mayor en 247,849.4 millones de pesos al ejercido en igual lapso del año pasado. Si se compra la cifra de gasto ejercido contra el presupuesto aprobado para dicho periodo, se observa que hay un sobregasto de 185,135.7 millones de pesos.

Buena parte del sobregasto se puede atribuir a la evolución de tres rubros de gasto: Pensiones; costo financiero de la deuda; y participaciones a entidades federativas.

En relación con las pensiones, solo se tiene comparación con la cifra ejercida del año pasado, que mostró un gasto mayor en 41,425.5 millones de pesos; el mayor gasto en participaciones a entidades federativas, que en el lapso enero-octubre superó en 52,554.9 millones de pesos a lo asignado en el mismo periodo del 2016, y en 15,515.6 millones a lo aprobado por el Congreso, responde principalmente al aumento que ha reportado la recaudación participable.

Sin embargo, la eficiencia en la asignación de los recursos en cada una de las entidades todavía es cuestionada, debido a que no se perciben efectos positivos en el crecimiento de la actividad económica.

Por su parte, el aumento en los niveles de deuda del sector público propició que el costo financiero se incrementara también de manera importante a lo que se debe sumar el impacto de la depreciación del tipo de cambio en el pago de intereses al exterior. Así, los recursos asignados al costo financiero del sector público en los primeros nueve meses del año superaron en 14,678.7 millones de pesos lo aprobado para igual periodo del 2016.