Economía

Espírito Santo está ante un nuevo comienzo; cambia administración

BES anunció ajustes en su directorio, acelerando cambios que estaban revistos para fines de julio. Miembro de la familia, incluyendo al patriarca Ricardo Espírito Santo Salgado, serán remplazados por Vítor Bento, João Moreira Rato y José Honorio.
Reuters
14 julio 2014 12:53 Última actualización 14 julio 2014 13:9
Banco Espírito Santo

Las acciones de BES, que han perdido más de la mitad de su valor en el último mes, caían 8.0 por ciento el lunes, a 0.44 euros. (Reuters)

LISBOA.- El Banco Central de Portugal presionó y la principal institución prestamista de ese país, el Espírito Santo (BES), tiene una nueva administración a partir de ahora, luego de la inquietud que generaron sus vínculos con el atribulado imperio Espírito Santo Internacional SA (ESI).

Una auditoría a los conglomerados responsables de Banco Espírito Santo (BES) halló irregularidades financieras que aumentaron las posibilidades de pérdidas en el mayor banco portugués que cotiza en bolsa.

Las noticias divulgadas la semana pasada provocaron agitación en los mercados de bonos y acciones de Portugal que se propagaron a Europa, así como a otras empresas de la grupo Espírito Santo.


Presionado por el Banco Central de Portugal, BES anunció que designó a nuevos directivos, entre ellos al economista Vítor Bento como presidente ejecutivo, acelerando cambios que originalmente no tendrían lugar sino hasta fines de julio.

Bento estará acompañado por el nuevo presidente financiero João Moreira Rato y el nuevo vicepresidente ejecutivo José Honorio.

Ellos reemplazarán a miembros de la familia Espírito Santo, incluyendo a su patriarca, Ricardo Espírito Santo Salgado, que ya había acordado renunciar, y a otros miembros del directorio leales a la familia.

El periódico financiero portugués Negocios llamó a la nueva administración a buscar la bancarrota para el grupo Espírito Santo y a que los reguladores inicien investigaciones sobre los exejecutivos.

"BES será salvado de la familia. Pero se ha perdido tiempo y ahora debe ser recuperado", publicó el diario el lunes en un comentario tras advertir el domingo que los retrasos para resolver el tema amenazaban con volver a hacer caer a Portugal en recesión.

BES ha insistido en que cualquier pérdida relacionada a su exposición de 1.150 millones de euros a los conglomerados Espírito Santo no lo pondrían en riesgo, mientras que el gobierno dijo que BES es solvente.

Lisboa salió de un rescate financiero a tres años de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional en mayo.

El expresidente ejecutivo de BES dijo en una entrevista con un periódico que ni él ni el banco sabían de los problemas en Espírito Santo Internacional SA, registrada en Luxemburgo, luego de que una auditoría realizada este año y publicada en mayo halló una "condición financiera seria" allí.

Reuters contactó a ESI en busca de comentarios, pero no recibió respuesta.

Las acciones de BES, que han perdido más de la mitad de su valor en el último mes, caían más de 8.0 por ciento el lunes, a 0.44 euros.

La familia perdió el control de BES en una recaudación de capital multimillonaria completada en junio.