Economía

Esperan una batalla cruda para los cárnicos

Para el 2017, los productores mexicanos se alistan para enfrentar la dura competencia internacional, pero cuentan con diferentes fortalezas para salir airosos.
Valente Villamil
18 diciembre 2016 22:14 Última actualización 19 diciembre 2016 5:0
carne de res

2017 será un escenario de gran competencia. (Cuartoscuro)

Los exportadores de carne res mexicanos se preparan para enfrentar en 2017 una mayor competencia derivada de la creciente oferta internacional de carne de bovino y una mayor demanda de pollo y cerdo.

Rogelio Pérez, director de Mexican Beef, rama de comercio exterior de la Asociación de Engordadores de Ganado Bovino (AMEG), expuso que se cuenta con fortalezas en la relación calidad/beneficio, pues México cuenta con carne de res de mayor calidad comparada con otros exportadores como Brasil y Paraguay, además que con el dólar caro el producto es más competitivo frente a naciones como Estados Unidos o Australia.

Los desafíos que se presenta en su mercado más importante, Estados Unidos, a donde la AMEG envía 91 por ciento de sus exportaciones, es la mayor oferta de producto de ese país tras haber recuperado el hato ganadero que se había reducido en los últimos cinco años con la enfermedad conocida como “vacas locas”.

Por otro lado, pese a que se prevé que el peso siga depreciándose ante el dólar, los precios internacionales de la carne de res están bajando.

Ante este panorama, la AMEG planea diversificar mercados e innovar.

Por ejemplo, ante la tendencia de buscar carne con menos grasa, México puede tener una ventaja frente otros países exportadores como Estados Unidos, Canadá o Brasil, que suelen producir carne no tan magra como la nacional, agregó Pérez.

MÁS COMPETENCIA

“(2017) es un escenario de gran competencia (...) La producción y la preferencia por el pollo sigue avanzando y la oferta de cerdo crece, aunque su preferencia no lo hace al mismo ritmo”, dijo Pérez.

Un reporte de la FAO y la OCDE indica que de 2011 a 2013 el mundo consumió 105 millones de toneladas de pollo anuales y en 2023 se estima que se eleve a casi 140 millones de toneladas.

En tanto, el consumo de cerdo pasará de 110 a 135 millones de toneladas y el de res de 65 a casi 80 millones de toneladas en ese periodo.