Economía

Epidemia de volatilidad europea recién inicia, según operadores

La turbulencia en los mercados europeos agravados por los bajos precios del petróleo, las políticas divergentes de los bancos centrales y la ralentización del crecimiento chino, han puesto nerviosos a los inversores, quienes anticipan que la volatilidad se quedará por un largo tiempo.
Bloomberg
28 enero 2016 15:52 Última actualización 28 enero 2016 19:0
Desplome indicadores especial

Desplome indicadores especial

Conforme las bolsas europeas terminan el peor enero desde 2008, muy pocos inversores suspiran aliviados. Al contrario: se están preparando para que las cosas empeoren.

Los bajos precios del petróleo, las políticas divergentes de los bancos centrales y la ralentización del crecimiento chino los han puesto nerviosos. Uno de los indicadores de tensión de los mercados, el Índice VStoxx, está camino a registrar su mayor alza desde agosto, en tanto un volumen casi récord de negociación de futuros prácticamente equivale a una apuesta a que la volatilidad persistirá. En los Estados Unidos, los inversores están retirando dinero de los productos que cotizan en bolsa y apuestan a un aumento de la fluctuación de las acciones.

“La volatilidad está aquí para quedarse por un largo, largo tiempo”, dijo Guillermo Hernández Sampere, jefe de operaciones de MPPM EK con sede en Eppstein, Alemania. Aumentó su asignación de efectivo tras las turbulencias de este año. “Tenemos suficientes problemas en Europa como para echarle leña al fuego, pero estos solo se suman a los problemas ya existentes en China y la Reserva Federal”.

La divergencia de operaciones bursátiles se da en los mercados en los que, si sólo se toma como guía la intervención de los bancos centrales, se podría esperar lo contrario. Ante la preocupación por el crecimiento mundial y la correlación entre las acciones y el petróleo, el presidente del Banco Central Europeo Mario Draghi ha insinuado que podría dar más estímulo. Entretanto, la Reserva Federal efectuó su primer aumento de las tasas de interés y “amenaza” con realizar nuevos incrementos en 2016.

Comportamiento de indicadores, acciones y economía

Las bolsas europeas se han visto particularmente afectadas en enero, en tanto el Índice Europeo Stoxx 600 cayó 7 por ciento y así ingresó a un mercado bajista. A principios del mes pasado, los analistas recortaron las proyecciones de crecimiento de los beneficios de las empresas que integran ese indicador para 2016 de casi un 7 por ciento a un 4 por ciento. Conforme, el VStoxx registraba un alza del 25 por ciento el miércoles, el número de sus futuros que cambiaba de manos cada día ascendió a más de 39 mil, un 35 por ciento más que en diciembre y el mayor aumento desde octubre de 2014. El índice que sigue la fluctuación de las acciones subió un 2.3 por ciento a las 11:37 en Londres.

No obstante, al mirar la economía de Europa, las cosas no están tan mal, según Ion-Marc Valahu, cofundador y administrador de fondos de Clairinvest con sede en Ginebra. Los últimos datos sobre desempleo superaron las proyecciones, y la confianza económica se encuentra cerca del nivel más alto registrado desde 2011. Valahu dice que la ola de ventas de acciones europeas es exagerada.

“Si vemos una gran cantidad de quiebras, entonces tendremos un pésimo segundo semestre, pero no veo que eso sea lo que nos espera”, dijo. “Todo depende de las cifras de la economía, y no han estado tan mal. Aún no hay una recesión a la vista”.