Economía

Envejecimiento global reducirá PIB en 2014-2019: Moody’s

En 68 de 112 países incluidos en estudio de la calificadora, siete por ciento de su población rebasará los 65 años, lo cual impactará de manera negativa en la fuerza de trabajo y en la acumulación del capital a través de las tasas de ahorro.
Marcela Ojeda
06 agosto 2014 18:39 Última actualización 06 agosto 2014 18:39
Ancianos

Crecimiento de la población anciana impactará el crecimiento del PIB, señala estudio de Moody's. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- La presión demográfica producida por el envejecimiento de la población mundial disminuirá en 0.4 por ciento anual el crecimiento económico global entre los años 2014 y 2019, y en 0.9 por ciento en el lapso del 2020 al 2025, desde una tasa de crecimiento promedio de 2.9 por ciento entre 1990 y el 2005.

El efecto negativo del envejecimiento sobre el crecimiento económico se deberá a la contribución negativa de la fuerza de trabajo, así como de la acumulación del capital a través de las tasas de ahorro, advirtió Elena Dugger, vicepresidenta senior de Moody’s Investors Service.

En el estudio “El envejecimiento de la población reducirá el crecimiento económico durante las próximas dos décadas”, que elaboró con la analista Madhavi Bokil, asistente de la vicepresidencia, el año entrante 68 de los 112 países incluidos en el estudio se clasificarán en envejecimiento, es decir, que 7 por ciento de su población será mayor a 65 años; 34 habrán envejecido, al tener 14 por ciento de ancianos, y 5 serán sociedades súper-envejecidas, con más de 20 por ciento de las personas en edad avanzada, donde ya se ubican países como Alemania, Italia y Japón.


Añadió que mientras actualmente en el mundo sólo existen tres países (Finlandia, Alemania y Japón) con sociedades en edad avanzada, para los años 2020 y 2030, el número aumentará a 13 y 34, respectivamente.

MENOR AVANCE EN EDAD PRODUCTIVA

Mientras que entre 2015 y 2030, la población mundial en edad productiva sólo crecerá 13.6 por ciento, es decir, la mitad de lo que se incrementó durante los quince años anteriores. “Casi todos los países verán la caída del crecimiento de su población en edad de trabajar.

Los países se dividirán en tres grupos; el primero constituido por países que en los últimos quince años se han enfrentado a la disminución de su población en edad de trabajar, y en los siguientes tres lustros seguirán enfrentando la misma tendencia como Belarusia, Bulgaria, Estonia, Finlandia, Georgia, Alemania, Grecia, Hungría, Japón, Letonia, Lituania, Moldavia, Rumania, Rusia y Serbia.

En el segundo, el número de personas en edad de trabajar (entre 15 y 64 años), ha crecido en los últimos 15 años, pero se reducirá en los próximos 15 años. (Albania, Armenia, Austria, Bélgica, China, República Checa, Hong Kong, Italia, Corea, Macedonia, Malta, Montenegro, Países Bajos, Polonia, Portugal, Eslovaquia, Eslovenia, España y Tailandia).

En el tercer grupo, donde se encuentran México, Estados Unidos, el Reino Unido, Brasil, India y Turquía, durante la próxima década el tamaño de la población en edad de trabajar seguirá creciendo, pero a un ritmo más lento.

Las especialistas enfatizaron que reformas en el mediano plazo que mejoren la participación laboral, estimulen la inmigración y atraigan flujos financieros pueden mitigar parcialmente el impacto del envejecimiento sobre el crecimiento económico.

“La innovación y el progreso tecnológico, que mejoran la productividad del trabajo y el capital humano, también pueden amortiguar los efectos de los rápidos cambios demográficos en el crecimiento económico de largo plazo”.