Economía

Ensambladoras evaden pagos fiscales: SAT

Empresas ensambladoras han caído en prácticas fiscales
indebidas como la evasión del cumplimiento de las regulaciones no arancelarias y de normas oficiales, esto por la inobservancia
de una regla de la Ley de Impuestos Generales de Importación y Exportación, señaló Aristóteles Núñez, jefe del SAT.
Marcela Ojeda
05 octubre 2014 22:6 Última actualización 06 octubre 2014 5:5
   [Bloomberg] La irrupción de steelworkers ha obligado al cierre en territorio nacional de plantas armadoras. 

Ensambladoras han caído en prácticas fiscales indebidas, afirmó el jefe del SAT. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- El jefe del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Aristóteles Núñez, advirtió que se han detectado prácticas fiscales indebidas por parte de empresas ensambladoras, derivadas de la inobservancia de una regla general de la Ley de Impuestos Generales de Importación y Exportación.

En el proyecto de modificación al Anexo 3 de la Resolución Miscelánea Fiscal para 2014, publicado en la página de Internet del SAT, añadió que eso se debe a que la importación de mercancías desmontadas o sin montar, ha llevado a que diversas ensambladoras evadan el pago de las contribuciones.

También evaden el cumplimiento de las regulaciones y restricciones no arancelarias e incluso normas oficiales, además de que obtienen de manera indebida, beneficios arancelarios derivados de los tratados de libre comercio de los que México forma parte.



MITIGAR LA VOLATILIDAD, EL RETO

Por otra parte, el subsecretario de Ingresos, Miguel Messmacher, enfatizó que el gobierno de México ha venido trabajando en fortalecer de manera importante todo lo que tiene que ver con la liquidez para enfrentar los episodios de volatilidad que se han presentado en los mercados internacionales.

En el marco del “Foro Internacional de Procedimientos Alternativos de Solución de Diferendos en Materia Tributaria”, dijo que se ha dado una acumulación histórica de reservas internacionales del Banco de México que oscila los 190 mil millones de dólares, y que a ello se debe sumar el monto de la Línea de Crédito Flexible (LCF) con el Fondo Monetario Internacional (FMI), por alrededor de 73 mil millones de dólares.

Messmacher reconoció que la reforma hacendaria sí tuvo cierto impacto sobre el consumo al inicio del año, sobre todo por el IEPS en bebidas saborizadas y en alimentos con un alto contenido calórico.

“Sí observamos disminuciones en el consumo de algunos de estos tipos de bienes, pero justamente ese era el objetivo de algunas de estas contribuciones: modificar los patrones de comportamiento y de consumo de los hogares con respecto a distintos productos que pudiesen tener un efecto negativo sobre la salud”.