Economía

En México, se gasta
25% más en alcohol y refrescos que en lácteos

A pesar de que la misma FAO ha establecido que los productos lácteos combaten la desnutrición, su consumo en México es rebasado por las bebidas alcohólicas y refrescos, por lo que es necesaria una campaña que destaque el beneficio de consumir productos lácteos, indicó la Federación Mexicana de Lechería.
Héctor Chávez
31 mayo 2015 22:57 Última actualización 01 junio 2015 5:5
Recipientes con leche. (Archivo)

Es necesario aumentar el consumo de leche y productos lácteos en el país, señala la Federación Mexicana de Lechería. (Archivo El Financiero)

CIUDAD DE MÉXICO.- Los hogares mexicanos erogan 2 mil 315 pesos por año en la compra de líquidos embotellados que incluyen refrescos, cervezas, agua embotellada y bebidas alcohólicas, cifra que supera en 25 por ciento los mil 848 pesos que se destinan al consumo de leche, señaló el presidente de la Federación Mexicana de Lechería, Vicente Gómez Cobo.

Por ello, consideró que México requiere de una campaña de promoción para aumentar el consumo per cápita de lácteos que permita potenciar los índices, que actualmente son de sólo 132 litros al año en promedio, mientras que las recomendaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) son de un mínimo de 190 litros por persona.

En la víspera del “Día Mundial de la Leche” que se celebra el 1 de junio, dijo que a pesar de que la misma FAO ha establecido que los productos lácteos combaten la desnutrición al proveer entre 25 y 33 por ciento de los requerimientos diarios de proteína, generando un impacto positivo en talla, peso, crecimiento y desempeño físico y mental en niños, las autoridades mexicanas no han promocionado su consumo.


Gómez Cobo consideró que es necesario que tanto productores, como industria y gobierno trabajen de manera conjunta para elaborar una campaña que destaque el beneficio de consumir leche y productos lácteos en la dieta, acompañado por una Norma Oficial que establezca claramente qué producto se le puede considerar un lácteo, ya que actualmente las fórmulas son identificadas como leche sin que cumplan con lo que se requiere para serlo.

Destacó que el alza en su consumo beneficiaría a los productores que enfrentan una difícil situación por los bajos precios internacionales y las importaciones.