Economía

En EU se dispara la brecha entre clases sociales

La automatización de empleos reemplaza a trabajadores de baja y media calificación y complementa a los de alto rango, lo que hizo crecer de 29 mil 200 a 189 mil 600 dólares la diferencia entre ingresos de ricos y pobres, de 2010 a 2015.
Bloomberg
26 abril 2017 23:26 Última actualización 27 abril 2017 4:55
dólar. (Shutterstock)

dólar. (Shutterstock)

La clase trabajadora en Estados Unidos se está quedando cada vez más atrás.

La brecha entre ricos y pobres, medida con la diferencia de ingresos anuales entre los hogares del 20 por ciento superior de la pirámide y los que están en el 20 por ciento inferior, creció de 29 mil 200 a 189 mil 600 dólares entre 2010 y 2015, sobre la base de los cálculos que realizó Bloomberg utilizando datos de la Oficina del Censo.

Las computadoras y los robots están asumiendo muchos tipos de tareas, haciendo a un lado a algunos trabajadores al tiempo que aumentan la productividad de los empleados especializados, lo que contribuye a ampliar la brecha.

“Los avances tecnológicos han reemplazado cada vez más los trabajos de baja y media calificación mientras que complementan los trabajos de más alta calificación”, dijo Chad Sparber, director del departamento de Economía de la Universidad Colgate.

Se pronostica que ese cambio va a continuar. Alrededor del 38 por ciento de los empleos estadounidenses podría correr un alto riesgo de automatización para comienzos de la década de 2030, según un estudio de PricewaterhouseCoopers LLP.

Las industrias “más expuestas” son el comercio minorista y mayorista, el transporte y almacenamiento, y la manufactura. Los trabajadores con menor nivel de educación son los que enfrentan los mayores desafíos.
El hecho de que las firmas recurran a plazas temporales o de tiempo parcial para reducir costos también podría estar acentuando la disparidad, ya que el alza de los salarios no sigue el ritmo de los gastos de habitación y de necesidades básicas.

Conforme se amplía la brecha aumentan las penurias para el 20 por ciento inferior. La oferta de viviendas económicas, por ejemplo, es escasa en todo el país, lo que obliga a los trabajadores a instalarse en lugares más lejos de su empleo y soportar viajes más largos y costosos para llegar a él.