Economía

En el Día del Trabajo sindicatos demandan homologar salarios

Trabajadores del sector público y privado se dieron cita en el Zócalo capitalino para realizar un mitin con motivo del Día del Trabajo. Se calcula que asistieron más de 15 mil personas, con la destacada ausencia de los principales líderes sindicales.
Zenyazen Flores
01 mayo 2015 11:19 Última actualización 01 mayo 2015 11:29
Día del Trabajo en el Zócalo capitalino

Día del Trabajo en el Zócalo capitalino. (Zenyazen Flores)

Con la ausencia de los principales líderes sindicales de la CTM, FSTSE, CROC y COR, el Congreso del Trabajo (CT) demandó la unificación de las áreas geográficas para tener en el país un único salario mínimo, mayor inversión con la inclusión de los trabajadores, que las reformas estructurales se reflejen en el bolsillo y mejor servicio en el IMSS.

De la Federación de Trabajadores del Distrito Federal, del Sindicato Ferrocarrilero, burócratas afiliados a la FSTSE, CROC, CROM, así como trabajadores de empresas como Bimbo, Alpura, PepsiCo, Barcel, Sabritas, Phillips, entre otros, se dieron cita desde temprana hora en el Zócalo capitalino para realizar un mitin al que de manera preliminar se calcula que asistieron más de 15 mil trabajadores.

El acto de los sindicatos denominados corporativos tuvo una duración de 30 minutos y hubo cuatro oradores. El principal fue José Luis Carazo, secretario del Trabajo de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y representante del sector obrero ante la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami).


Durante su discurso, el cual fue interrumpido por rechiflas de los trabajadores, el dirigente señaló que es importante que el efecto de las reformas estructurales se refleje de manera positiva en casa de los trabajadores, “a quienes con injusta frecuencia se deja al final de la lista”.

En octubre próximo –dijo- se logrará hacer realidad la demanda histórica de los trabajadores de igualar el salario mínimo en todo el territorio nacional, lo cual ha sido un reclamo permanente del sector obrero, además de que se desvincule de todo ordenamiento legal, lo que permitirá la recuperación del poder adquisitivo del ingreso de los trabajadores y el crecimiento del mercado interno.

Carazo indicó que el sindicalismo del Congreso del Trabajo pugna por alcanzar una mayor generación de empleo e inversión, “pero siempre incluyendo a los trabajadores y no haciéndolo a costa de ellos”. Además, pidió una mayor confianza entre las partes (trabajadores, empresas y gobierno) porque “el país lo vivimos juntos”.

“El Congreso del Trabajo le apuesta a la negociación no a la confrontación, a la conciliación, a los pactos y a la confianza, pues sabemos que promover una imagen de nuestra capacidad de negociación nos da la posibilidad de atraer las inversiones nacionales e internacionales que formalicen y otorguen el empleo digno que nuestra población tanto reclama”.

En su oportunidad, Amador Monroy, secretario de la Confederación de Trabajadores y Campesinos (CTC), se pronunció por mejores salarios, un servicio de calidad en el IMSS y que las inversiones que llegan al país producto de las reformas estructurales no sean en beneficio de unos cuantos.

“Los trabajadores de México no tiene mucho que festejar si la riqueza se concentra en unos cuantos mexicanos, y no podemos festejar si los salarios mínimos son insuficientes y si los créditos de vivienda resultan inaccesibles, y si el transporte es tan malo y caro que se lleva un buen porcentaje de nuestro salario”, expuso.

Aplaudió las inversiones que llegan al país producto de las reformas, pero que “los extranjeros vengan a buscar mano de obra barata y vengan pensando en explotar las riquezas naturales. Las reformas estructurales deben ser base de crecimiento pero esperamos que no sean estas para unos cuantos y que lo único que generen sean unos ricos más ricos y unos pobres más pobres”.

Luz Elena Arellano Aguilar de la CROM y Jorge Eduardo Martin del Campo del CT fueron los últimos oradores del mitin que finalizó con el Himno Nacional y sin incidentes durante la afluencia de los trabajadores al Zócalo.