Economía

En 2018 se venderán más autos nuevos

La firma BMI Research estima que la comercialización de vehículos se recupere el próximo año de una contracción de 2.4 por ciento en 2017, y que serán las SUV y las crossover las que registren mayor desempeño.
Leticia Hernández
06 diciembre 2017 22:41 Última actualización 07 diciembre 2017 5:5
carros ventas

La expectativa es que en 2018 las ventas de autos regresen al terreno positivo con un incremento de 1.8 por ciento. (Bloomberg)

El próximo año se espera que las ventas de automóviles nuevos se recuperen de la caída que se ha estimado que tendrán en 2017 y dos tipos de autos serán los que impulsen al mercado, las SUV y los crossover, ya que los consumidores mexicanos han mostrado una elevada preferencia por este tipo de vehículos y una vez que las condiciones del crédito regresen a niveles más cómodos, los fabricantes mejorarán sus ventas, según BMI Research.

Luego de estimar que en 2017 habrá una contracción de 2.4 por ciento en el mercado de automóviles nuevos en México, la expectativa es que en 2018 las ventas regresen al terreno positivo con un incremento de 1.8 por ciento y alcanzando un total de 1.1 millones de unidades para el final del año, señala el reporte de la firma que es parte de Fitch Ratings.

Por un lado ayudará el enfriamiento de la inflación y una caída en los costos de los préstamos para impulsar un retorno al crecimiento positivo en las nuevas ventas de automóviles de pasajeros en México en 2018, pero también se espera que esos vehículos, que juntos han sido el segmento más vendido de vehículos ligeros durante 2017, mantengan su atractivo y los fabricantes lancen modelos más asequibles en esta gama para mantener su participación de mercado.

La firma considera que la inflación ha tocado su pico más alto y comenzará a desacelerarse en los próximos meses, lo que ayudará a impulsar el poder de compra del consumidor.

A octubre la inflación anual de 6.4 por ciento fue muy superior a la meta del banco central que es de 3.0 por ciento más o menos un punto porcentual, reflejando choques en precios vinculados a la liberalización de los costos de los energéticos desde el inicio del año. Su proyección es que la inflación promedie 3.9 por ciento en 2018, por debajo del promedio estimado de 5.9 por ciento en 2017.

“Esperamos que el efecto de esos choques de precios se alivie en los próximos meses, mientras que la estabilidad del tipo de cambio mitigará el efecto de traspaso del crecimiento de los costos de importación”, agregó BMI Research.