Economía

Empresarios responden a aspirantes presidenciales en EU

El sector empresarial mexicano iniciará una campaña para contraponer la información sobre la relación bilateral con Estados Unidos durante las campañas primarias de candidatos que buscan ser los 'presidenciables' en ese país.
16 mayo 2016 16:21 Última actualización 16 mayo 2016 19:17
Etiquetas
Juan Pablo Castañón

Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial. (Cuartoscuro)

Las amenazas que han proliferado en las campañas primarias por la presidencia de Estados Unidos respecto a la relación bilateral con México son irrealizables, producto más del desconocimiento de la realidad, ya que la relación entre empresarios de ambos países está enfocada a la integración económica regional, la complementariedad y competitividad, por lo que el sector empresarial mexicano iniciará una campaña para contraponer a la desinformación y el prejuicio, el reflejo de la realidad, señaló Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

En este sentido, los empresarios mexicanos están trabajando a través de mecanismos como el CEO Dialogue, en el que se impulsan iniciativas como la agilización de los cruces fronterizos para las personas y el comercio, la búsqueda de la generación de talento en ambas partes de la frontera, y los encadenamientos productivos para la incorporación de pequeñas y medianas empresas.

“Vemos oportunidad en la vecindad y a la frontera como línea de encuentro; no de separación. Más que muros, necesitamos puentes, en todos los sentidos. Más que a la división, vamos a una vinculación cada vez más estrecha y responsable. Por eso, desde el sector empresarial vamos a iniciar una campaña para contraponer, a la desinformación y el prejuicio, el reflejo preciso de lo que ocurre en la realidad”, dijo en su mensaje semanal.


Explicó que con el TLC, México, Estados Unidos y Canadá conforman una de las zonas de libre comercio más importantes del mundo, equivalente al 15 por ciento del comercio global; 28 por ciento del PIB mundial y 14 por ciento de los flujos de inversión extranjera directa. 

“México es el segundo destino de exportación de Estados Unidos y el primer mercado de exportación para California, Arizona, Nuevo México y Texas. Cada día, alrededor de mil 500 millones de dólares en bienes se mueven a lo largo de nuestra frontera norte”.

Si la dinámica bilateral se frenara, más de 6 millones de estadounidenses verían en peligro sus puestos de trabajo: la cantidad de empleos relacionados al comercio con México. Incrementar los aranceles a productos mexicanos afectaría directamente al consumidor promedio de Estados Unidos.

Con los porcentajes de aranceles que se han manejado en las campañas, se estima que en muchos de los modelos de automóviles más vendidos en ese país se encarecerían hasta en 8 mil dólares cada uno. En el caso de las pantallas planas, subirían de alrededor de 700 dólares a casi mil dólares por unidad.

En cuanto a productos agrícolas, 8 de cada 10 aguacates y uno de cada 2 tomates que se venden en Estados Unidos son mexicanos. Un arancel más alto a la importación de estos productos los encarecería.

“No podemos permitir que una coyuntura política ponga en riesgo décadas de esfuerzo y ese futuro compartido, en el que debemos continuar invirtiendo en nuestra asociación para hacernos más fuertes y competitivos como una sola región. El futuro es hoy, más que nunca, compartido; una relación más de socios que de competidores. A la desinformación, respondamos con la realidad”, advirtió el líder empresarial.

: