Economía

Empresarios prefieren ‘apretón’ monetario que un dólar más caro

Juan Pablo Castañón, presidente del CCE, declaró que a la cúpula empresarial le preocupa que el tipo de cambio siga volátil, por lo que cualquier medida que sea para buscar la estabilidad les parece adecuada.
Leticia Hernández
29 septiembre 2016 20:0 Última actualización 29 septiembre 2016 20:10
Juan Pablo Castañón

(Cuartoscuro)

Los empresarios aprobaron el 'apretón' que Banco de México dio a su política monetaria, ya que prefieren esta medida con su “evidente” impacto en el costo del dinero, a que el peso continúe debilitándose frente al dólar, señaló Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

“Aprobamos esta medida de Banco de México porque más nos preocupa que el tipo de cambio siga volátil y cualquier medida que sea para buscar la estabilidad nos parece adecuada. La otra medida que compensará esto es un mayor ajuste en el gasto para el 2017”, dijo en entrevista telefónica con El Financiero.

El líder de la máxima cúpula empresarial consideró que el aumento de las tasas de interés en 50 puntos porcentuales para ubicarse en 4.75 por ciento, fue una decisión razonada con la finalidad de aumentar el atractivo del peso frente a otras monedas y de esta forma estabilizar la volatilidad cambiaria.


Pese a las evidentes repercusiones en el costo del dinero, consideró que podría no ser todavía significativo para muchas de las empresas. “Nosotros esperamos que los bancos puedan contribuir y encontrar buenos programas de financiamiento para que la empresa y sus proyectos productivos no se vean afectados en costos y que tampoco se inhiban esos proyectos”, dijo.

Previó que el efecto se verá hasta el 2017 ya que el probable encarecimiento en el crédito al consumo en este último trimestre podría ser sobrellevado por la inercia del ritmo de la economía para alcanzar el crecimiento económico promedio en el país este año. No obstante, advirtió que para el 2017 el país requiere crecer 2.5 por ciento en promedio y para lograrlo,, dijo que la clave está en el crecimiento regional con una política pública enfocada a los clusters y al desarrollo de las cadenas de valor que permitan mayor nos crecimiento al mercado interno y no sólo depender del consumo doméstico.

“Nuestro llamado es que en el Congreso los legisladores vean el presupuesto de tal forma que podamos tener un ajuste al gasto de por lo menos 50 mil millones de pesos o más”.

Alentó a que no sólo el poder Ejecutivo se apriete el cinturón, sino también de los órganos desconcentrados como el Instituto Nacional Electoral, el poder Legislativo y Judicial.

“Que se haga un esfuerzo para que se logre un superávit primario superior al 0.4 por ciento, que se acerque al 1.0 por ciento y permita no aumentar la deuda pública”, puntualizó.