Economía

Empresarios alzan la mano para tomar yacimientos petroleros

La Coparmex asegura que las leyes secundarias deberán incluir regulaciones que permitan que la iniciativa privada pueda participar en diversos formatos en la inversión energética.
Isabel Becerril
18 febrero 2014 22:7 Última actualización 19 febrero 2014 5:0
[Juan Pablo Castañón, presidente de la Coparmex, asegura que la reforma inhibirá la inversión y el empleo / Braulio Tenorio / El Financiero] 

[Juan Pablo Castañón, presidente de la Coparmex, asegura que la reforma inhibirá la inversión y el empleo / Braulio Tenorio / El Financiero]

El sector privado pidió participar en aquellos campos en que Petróleos Mexicanos (Pemex) no escoja en la “ronda cero” antes del próximo 21 de marzo.

Juan Pablo Castañón Castañón, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), planteó que los campos que no elija la paraestatal para explotarlos, deben volverse a concursar para las empresas privadas exclusivamente; añadió que los Grupos Carso y R, así como las firmas Alfa o Diavaz, están interesados en explorar campos maduros y de gas shale.

Debería haber una segunda ronda cero para que las empresas mexicanas, previo una evaluación de sus capacidades técnicas y económicas, operen los pozos petroleros ya jubilados (campos maduros) o aquellos que registran bajas producciones”, añadió.

En conferencia de prensa, el dirigente del sindicato patronal adelantó que buscarán que en las leyes secundarias de la reforma energética no se pase del monopolio público que existe actualmente desde hace 75 años, a un oligopolio público-privado que no genere ni distribuya riqueza al país.

Aseguró que si se llegan a lograr unas “buenas leyes secundarias”, en los próximos siete años el monto de inversión que se generará será de 35 mil millones de dólares anuales, adicionales a la inversión de 26 mil millones de dólares que aportaría Pemex cada año.

El dirigente de la Coparmex, también aplaudió la decisión de que a Pemex no se le entreguen campos petroleros que no pueda poner a producir por sí solo.

En la propuesta elaborada por el organismo patronal para que sea tomada en cuenta por los legisladores en la aprobación de las leyes secundarias del sector energético, también se propone la modificación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), para que los nuevos contratos se coloquen en los listados de los capítulos de compras como excepciones en un periodo preventorio de 5 a 7 años, y así las empresas mexicanas se puedan poner al punto que compitan con las firmas estadounidenses y canadienses.