Economía

Elaboran "Plan B" para combatir crisis en Chipre

12 febrero 2014 4:59 Última actualización 20 marzo 2013 19:12

[Bloomberg] Incluye asistencia rusa y un impuesto pequeño a depósitos bancarios; podría votarse el jueves 21 de marzo por la noche. 


 
AP
 
Nicosia, Chipre.- El gobierno de Chipre trazó un nuevo plan a fin de recaudar los fondos necesarios para que el país obtenga un rescate financiero internacional, dijeron el miércoles tres prominentes funcionarios gubernamentales.
 
La nueva iniciativa podría ser votada incluso el jueves 21 de marzo por la noche, de acuerdo con uno de los funcionarios.
 
El Parlamento había rechazado de manera unánime el plan anterior, que contemplaba la incautación de hasta el 10% de los depósitos de la gente en los bancos.
 
El rechazo puso en duda todo el rescate para Chipre y planteó la posibilidad de colapso de los bancos nacionales. Además, el gobierno habría sido incapaz de pagar sus cuentas y Chipre se habría visto obligado a abandonar el euro como moneda.
 
Los funcionarios dijeron que el "Plan B" incluye cierta asistencia rusa y un impuesto pequeño por los depósitos bancarios.
 
Todos los funcionarios que dieron la información lo hicieron a condición de permanecer anónimos, porque el plan no era todavía del conocimiento público.
 
Un funcionario dijo que el Plan B estaba listo para ser presentado ante los líderes partidistas durante un encuentro previsto para el jueves por la mañana. El plan incluye "cierta forma" de ayuda de Rusia, dijo el funcionario, pero no debe haber altas expectativas, pues Moscú ha dejado claro que no quiere dañar las relaciones con la unión Europea.
 
Chipre recurrió a Rusia en busca de ayuda financiera, en momentos en que se resistía a los términos de un rescate que había esbozado con sus socios del euro, pero que incluía el odiado plan para confiscar un porcentaje de los depósitos bancarios.
 
El ministro de finanzas visitó el miércoles Moscú para discutir un menú de opciones de ayuda, en las que Chipre confiaba para no tener que confiscar los depósitos bancarios. Tal confiscación estaba destinada a recaudar 5,800 millones (7,500 millones), y de ésta dependían los préstamos de rescate por parte de países de la eurozona y el Fondo Monetario Internacional por 10,000 millones de euros (12,900 millones de dólares).
 
Pero el proyecto provocó gritos de indignación en Europa, donde los depósitos hasta 100,000 euros están asegurados, y el parlamento chipriota rechazó el plan, lo que dejó el rescate en el limbo. Sin la ayuda financiera, el sector bancario chipriota se derrumbaría, lo que devastaría la economía y podría terminar por hacer que el país abandonará el euro. Si bien la economía de Chipre es pequeña — un mero 0.2% de la eurozona — su salida podría aumentar la especulación de que otros países más grandes podrían dejar la divisa, lo que estremecería los mercados financieros mundiales.
 
Los líderes políticos chipriotas sostuvieron reuniones de emergencia para encontrar el plan alternativo para recaudar los 5,800 millones de euros (7,500 millones de dólares).
 
Rusia es un aliado de larga data y también tiene mucho en juego, pues ciudadanos rusos poseen alrededor de un tercio de los 68 millones de euros en depósitos en bancos chipriotas. Sin embargo, no está claro cómo ayudaría Moscú y los rusos parecen tener dudas para verter más dinero en el país.
 
"Vamos a estar aquí hasta que se alcance algún tipo de acuerdo", dijo Michalis Sarris, el ministro chipriota de finanzas.
 
Entretanto, los bancos permanecerán cerrados por otros dos días, hasta el fin de semana, para evitar una corrida de los preocupados clientes.