Economía

El sistema financiero no beneficia a todos

10 febrero 2014 4:11 Última actualización 24 septiembre 2013 5:3

[La reforma corregiría los problemas, coinciden Videgaray y Carstens / Cuartoscuro] 


 
 
Jeanette Leyva
 
 
El sistema financiero mexicano está muy lejos aún de beneficiar cotidianamente a la inmensa mayoría de los mexicanos, por lo que la reforma financiera puede ser oportuna.
 
 
Agustín Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico), reconoció que pese a cambios legales y avances que se han dado en el sistema financiero, está todavía lejos de beneficiar a los mexicanos.
 
 
“Millones de compatriotas pagan un costo de oportunidad muy elevado por la baja penetración e inclusión financieras que se registran en México”.
 
 
Por lo que afirmó, es una tarea a la vez urgente y de la mayor importancia corregir este rezago, el cual puede combatirse una vez aprobada la reforma financiera.
 
 
Durante la inauguración de la sexta Semana Nacional de Educación Financiera, Carstens, indicó que para que un sistema financiero funcione adecuadamente, además de una supervisión y regulación prudencial, se requiere que los usuarios tengan la capacidad y las herramientas para tomar las decisiones en el uso de los productos y servicios financieros.
 
 
“La construcción de este conjunto de elementos: instrucción financiera formal, información amplia y oportuna y facilitar la movilidad de los usuarios para elegir las mejores opciones, no sólo redunda en un mayor bienestar del usuario individual sino en un mejor funcionamiento del sistema financiero en su conjunto”, aseguró.
 

Por ello, la reforma financiera es bienvenida, porque generará fuertes incentivos tanto para que haya una mayor competencia en los mercados financieros como también para estimular un mayor interés de los mexicanos en adquirir una sólida educación financiera.

 
 
Por su parte, el secretario de Hacienda y Crédito Público Luis Videgaray Caso, coincidió en que en México se tiene una baja penetración del sistema financiero, particularmente en el otorgamiento de crédito a las familias, y de las pequeñas y medianas empresas.
 
 
Para ampliar la inclusión financiera, la penetración del sistema bancario en la economía nacional, y sobre todo lograr que el crédito llegue a las Pymes, dijo una economía necesita cumplir con cuatro características.
 
 
En primer lugar que cuente con estabilidad financiera; en segundo lugar, se tenga un sistema financiero y particularmente bancario fuerte; en tercer lugar, reglas y leyes que promuevan la expansión del crédito y la competencia, y en cuarto lugar, mayor educación financiera.
 
 
“Afortunadamente México cuenta con estabilidad financiera, después de muchas décadas de volatilidad y tener crisis recurrentes, somos un país de inflación baja, de tasas de interés baja y de poca volatilidad en nuestros mercados financieros domésticos”.
 
 
Sin embargo, se debe también mejorar el andamiaje legal, las reglas de competencia, el marco jurídico en el que se desarrolla la actividad financiera, lo que se logrará una vez que se apruebe la reforma financiera. Lo cual debe ir de la mano de mayor educación financiera, pues no es un complemento  al desarrollo del sistema financiero, es parte de la esencia, de la expansión y de la inclusión.