Economía
entrevista
David Chitty, director mundial de la práctica de auditoría de Crowe Horwath International

El reto: restablecer
la confianza

Para David Chitty, entre los retos que enfrenta el rubro de las auditorías, destaca el mejorar el nivel de confianza sobre los reportes de estados financieros en algunos países, así como la atracción y selección de talento entre las nuevas generaciones.
Leticia Hernández
26 agosto 2015 0:36 Última actualización 26 agosto 2015 5:5
David Chitty

Cualquier país, cualquier economía, necesita profesionales en auditoría, aseguró David Chitty. (Braulio Tenorio)

Conforme empresas y gobiernos desarrollen mejores prácticas de auditoría, la economía de un país tiende a estar más sana y en consecuencia lista para adentrarse en un ciclo de crecimiento, de ahí que para las firmas de auditoría, consultoría y contabilidad resulta prioritario elevar la calidad de sus servicios en un entorno en donde premian las regulaciones, expuso David Chitty, director del Comité de Auditoría Mundial de Crowe Horwath International.

En su visita a México desde Londres para participar en un seminario sobre auditoría de alto nivel organizado por su socio en México, Crowe Horwath Gossler, -– el cual cuenta con 25 oficinas y más de 900 funcionarios- Chitty identificó como los retos de esta industria a la regulación, la calidad y atraer talento entre las nuevas generaciones; a nivel de mercado, uno de los retos más importantes es acortar la brecha existente entre empresas y sector público además en algunos países en el nivel de confianza sobre sus reportes de estados financieros.

¿Cuál es la relevancia de la industria de auditoría para la economía de un país?
Cualquier país, cualquier economía, necesita profesionales en auditoría. En Europa las empresas están creciendo y creando empleos; hablo de esta región porque es en donde yo más me desarrollo, pero en el contexto global, cualquier país necesita fortalecer la confianza en la profesión del auditor. Necesitamos compañías con estados financieros auditados de manera muy confiable, pero también necesitamos gobiernos, el sector gobierno en general, necesita elevar la calidad de sus auditorías.

Vemos en algunos países una brecha entre el nivel de confianza que hay en los estados financieros de las empresas respecto a los de los gobiernos y ese es uno de los grandes retos inmediatos, que el sector público eleve la confianza de sus informes, necesitamos alta calidad en sus reportes que ayuden a que las finanzas de un país mejoren.

¿Cuáles son las tendencias en la Contabilidad Pública a nivel global?

Una de las tendencias más fuertes es que es una industria cada vez más regulada, los cambios que se ven en muchos países obligan incluso a autoregularse. Una segunda tendencia global es elevar la calidad. La profesión en muchos países fue cuestionada con la crisis financiera global. La regulación cada vez es más fuerte por parte de los gobiernos a las compañías y las empresas requieren de mayor calidad para ser más transparentes. Otra tendencia es el desarrollo global de nuevos estándares de homologación.

¿Existe un antes y un después de la crisis financiera global para esta industria?
Si, por supuesto, ha habido grandes cambios en las normas de auditoría para hacer procesos más transparentes en respuesta a la crisis. En Europa a partir del 2016 y 2017 se exigirá a las compañías públicas una nueva forma de entregar los reportes financieros. A nivel global las nuevas regulaciones están encaminadas a combatir impuestos laxos.

¿Cuáles son las expectativas de corto plazo para esta industria?
La palabra clave es “Calidad”, todo mundo está hablando de elevar la calidad de los servicios de auditoría, consultoría y contabilidad. Definir esta palabra es muy difícil pero significa elevar el detalle en la información que se reporta, en orden de conocer el estado financiero de la compañía. Describir de la mejor forma cómo se encuentra.

¿Qué retos enfrenta?
Hablamos de regulación, calidad, nuevas reglas para reportar información, pero hay otra área que considero un reto para la industria de la Contabilidad y Auditoría a nivel global, que es atraer el talento de las nuevas generaciones. En muchos países los jóvenes no encuentran el atractivo para integrarse a la industria cada vez más exigente en estándares de regulación o no hay retención del talento, es difícil encontrar entre las nuevas generaciones a los futuros líderes.

Es por eso en Crowe Horwath invertimos para retener el talento. Tenemos un programa en crecimiento en el que nos enfocamos en elevar la capacitación de los elementos jóvenes. Hemos desarrollado nuevos recursos para tener mayor detalle de las capacidades de nuestros elementos como “Value Drivers”, herramienta que identifica la dominancia cerebral para detectar altos niveles de potencial liderazgo.

¿Qué papel juega el uso de tecnología para las firmas de Contabilidad y Auditoría?
Es muy, muy importante. En la firma vemos a la tecnología como una herramienta que nos ayuda a enfrentar los retos, trabajamos mucho en el desarrollo de sistemas propios para cumplir con los estándares que marcan nuestros principios, utilizamos soluciones de Big Data para analizar la información. Las redes sociales han revolucionado sobretodo la forma en la que se fortalece o daña la reputación de los negocios. En general la tecnología es la forma en la que nosotros enfrentamos nuestros retos.

¿Cómo saber si la industria de un país está lista para homologar estándares de calidad?
En Crowe Horwath buscamos la forma de estandarizar la calidad de nuestros servicios y sabemos que en cada país la industria está en diferentes niveles de desarrollo con aspectos históricos diversos que la afectan, regulaciones o estándares. Es un verdadero reto pero la forma en la que lo logramos es a través de programas como el que esta semana llevamos a cabo en México para nuestros socios de Latinoamérica en donde tratamos aspectos referentes a las normas de auditoría, aspectos de estrategia de la empresa y de liderazgo. Buscamos dar conocimientos y herramientas a nuestra red de socios para ser consistentes con nuestros estándares internacionales. Es posible lograr elevar la calidad de la industria pero la implementación varía.