Economía

El peso tiene su peor semana en 21 meses

12 febrero 2014 4:25 Última actualización 23 junio 2013 19:23

 [Bloomberg] 



Esteban Rojas H
 
El viernes, las turbulentas aguas en que se movió el peso se tranquilizaron un poco, pero eso no evitó que acumulara un desplome semanal de 5.02 por ciento, convirtiéndose en la peor semana desde la concluida el 23 de septiembre de 2011.

En operaciones de mayoreo, la divisa estadunidense finalizó en 13.3298 unidades a la venta, paridad que significó para el peso un repunte de 8.14 centavos, o bien 0.61 por ciento, de acuerdo con datos publicados por el Banco de México.

El tipo de cambio se movió todavía dentro de un rango amplio, cuyo punto máximo fue en 13.453 y el mínimo en 13.306 pesos por dólar. Con ello, el diferencial fue alto, al llegar a 14.70 centavos, similar a los 14.90 de la jornada anterior.

El regreso del tipo de cambio se explica, en buena parte, por un ajuste de tipo técnico, después del fuerte castigo al que estuvo sometido en jornadas previas.

En el ámbito internacional, los participantes continuaron refugiándose en activos de menor riesgo, movimiento que disparó el rendimiento del bono líder a 10 años emitido por el Tesoro estadunidense, luego de poner a prueba la barrera de 2.50 por ciento.

El alza en las tasas de interés en el vecino del norte le resta competitividad a las inversiones en acciones, pero también la moneda mexicana se ve afectada.

Mayores rendimientos en el exterior podrían poner fin o moderar significativamente la entrada de capitales al mercado de deuda nacional, implicando una menor oferta de dólares.

De acuerdo con las últimas cifras disponibles, los extranjeros mantienen sus capitales en el mercado de deuda gubernamental. El cambio más significativo que se ha dado hasta hora es el de acortar el horizonte de sus inversiones, pues han elevado su tenencia en instrumentos con vencimiento hasta un año, como los Cetes.

Por su parte, la inversión de los residentes en el exterior en instrumentos de largo plazo, como es el caso de los bonos a tasa fija, se ha estancado. Lo mismo ha sucedido con los Udibonos.

Las aguas pueden tardar un tiempo en volver a su cauce, por lo que es posible que todavía se observe cierto nerviosismo en los mercados, aunque menor que el observado en los últimos días.

El castigo que sufrió el peso ha sido muy violento, dado que desde el 9 de mayo acumula un desplome de 11.45 por ciento. Esto puede influir para que el tipo de cambio frene su proceso de depreciación y entre en un periodo de congestionamiento.

La resistencia más próxima se encuentra en 13.47 pesos por dólar, aunque se ve todavía un tanto frágil. La más firme está en 13.75 unidades. Pero un soporte relativamente sólido se observa en 12.96 pesos por billete verde en el mercado de mayoreo.
 
Con información proporcionada por Finsat.