Economía

El peso se toma un respiro en su escalada alcista

12 febrero 2014 5:9 Última actualización 21 marzo 2013 15:11

[Bloomberg] El dólar spot resurge de mínimos de más de 18 meses, al cerrar en 12.4053 unidades a la venta. 


Esteban Rojas H
 
En la sesión predominó una venta de activos de mayor riesgo, a lo que no pudo escapar el peso. Sin embargo, la toma de utilidades no modifica, por el momento, su tendencia de apreciación, la cual se aceleró desde finales del pasado febrero.

El denominado dólar spot resurgió de mínimos de más de 18 meses, al cerrar el jueves en 12.4053 unidades a la venta, lo que significó para el peso una pérdida de 2.74 centavos, semejante a 0.22%.

La mayor tensión generada por la crisis en Chipre, originó una postura defensiva, a la espera de que pronto se pueda dar un desenlace. Esta situación, relegó a segundo plano la publicación de cifras económicas positivas en el principal socio comercial de nuestro país.

La ola vendedora, cuyo epicentro se localiza en el exterior, sirvió de pretexto para frenar la apreciación del peso, aunque todavía quedaría por ver sí será suficiente para modificar diño ciclo que ya supera los nueve meses.

En el corto plazo, el tipo de cambio presenta un soporte en 12.28 pesos. En tanto que, una señal de un posible cambio de tendencia, se daría en el caso de superar los 12.56 unidades, desde el punto de vista del análisis técnico.

En el mercado nacional sigue presente la discusión en torno a la velocidad con que se venía apreciando el peso y la posibilidad de que la Comisión de Cambios pudiera intervenir para regular la oferta de dólares.

Llama la atención el énfasis que le han dado algunas autoridades a remarcar que no se modificará la actual política cambiaria, lo que pudiera manifestar que probablemente estén enfrentando ciertas presiones en tal dirección.

En general, se podría decir que el tipo de cambio de libre flotación es el mejor esquema que se pude aplicar en una economía abierta como la mexicana. En eso no hay ninguna duda.

El problema, se circunscribe a determinar si el avance del peso ha entrado en un terreno que pueda poner en riesgo la competitividad del sector exportador, sobre todo si es alejado de sus fundamentales por una avalancha de flujos del exterior, dirigidos a la compra de papel de deuda gubernamental.

Un peso excesivamente fuerte, provocado por la entrada de capitales de portafolio al país, puede justificar  la intervención de la autoridad cambiaria para regular la excesiva oferta de dólares. Para ello, puede disponer de dos herramientas:

La primera, la compra del billete verde mediante el mecanismo de las opciones y, la segundo, por una baja adicional en la tasa de referencia del Banco de México. En ambos casos, no implicaría, para nada, salirse del esquema de libre flotación.