Economía

El peso se hunde 5.66% en 4 jornadas; hoy cerró en 13.464 dólares

12 febrero 2014 4:18 Última actualización 20 junio 2013 13:55

[Arturo Monroy]  


 
Esteban Rojas H
 
El mercado cambiario nacional experimentó una segunda réplica del sismo provocado por la Reserva Federal de los Estados Unidos. La velocidad de caída de la moneda nacional vuelve más probable una intervención de la autoridad con el propósito de regular la oferta de dólares, como ya sucede en naciones como Brasil.  
 
El denominado vuelo a la calidad, provocó que el dólar con liquidación a 48 horas se disparara en operaciones intradía a un máximo de 13.464 pesos, cotización no vista desde el 25 de julio del 2012.  En tanto que en el mercado de menudeo se observaron operaciones en alrededor de 13.70 unidades.
 
Al cierre, el billete verde retrocedió de sus máximos para quedar en 13.4112 unidades a la venta, pero esto no impidió que el peso de todos modos experimentara un desplome de 43.79 centavos, equivalente a 3.38%, de acuerdo a cifras publicadas por el Banco de México.
 
Cabe destacar que la variación en el día del tipo de cambio es la más alta desde el 6 de mayo del 2010. Un movimiento de este tipo, en anteriores ocasiones hubiera disparado un inyección de dólares por parte de la autoridad.
 
La moneda nacional presenta una depreciación acumulada de 12.13% desde el pasado 9 de mayo. En tanto que en el año, la caída asciende a 4.2%.
 
El nerviosismo y la velocidad de caída del peso, hasta el momento, no ha provocado estrangulamientos por la falta de liquidez, pero no se debería de descartar que la Comisión de Cambios pudiera intervenir, en dado caso de presentarse situaciones desordenadas.
 
En el plano internacional, a la preocupación desatada por el anuncio de un cambio en la postura de apoyos de la Fed, se le sumó la tensión por la situación en China, dado que es el segundo motor de la actividad económica mundial, al experimentar un bajo desempeño de su sector manufacturero.
 
Los datos reportados en los Estados Unidos mostraron claroscuros, aunque con un cierto sesgo a la mejoría en algunos sectores clave como el inmobiliario. En la actualidad, noticias buenas en torno a la economía norteamericana pueden apretar el gatillo para que la Fed empiece a desmantelar su política de estímulos.
 
La principal autoridad monetaria de los Estados Unidos debe calibrar muy bien sus próximas medidas y anuncios, con el propósito de no provocar un disparó desproporcionado en las tasas de interés en el mercado secundario acompañado de un fortalecimiento excesivo del dólar frente a otras divisas. Ambos factores juntos pueden ser kriptonita para la todavía incipiente recuperación de la economía.
 
La turbulencia en el mercado cambiario pudiera presentar un respiro en la última jornada de la semana, debido a la falta de cifras económicas que le pudieran dar dirección a los mercados.