Economía

El peso se desploma en mayo 5.46 %

12 febrero 2014 4:37 Última actualización 31 mayo 2013 14:21

[Bloomberg] El dólar spot cierra en 12.8041 unidades a la venta. 



Esteban Rojas H
 
Mayo fue un mes negro para el peso. En dicho periodo se dio un brusco cambio, que puede está significando la terminación de un ciclo de apreciación, el cual se mantenía desde principios de junio del 2012.

De acuerdo con información publicada por el Banco de México, el denominado dólar spot cerró el viernes en 12.8041 unidades a la venta, lo que significó para el peso un retroceso de 2.41 centavos, semejante a 0.19%.

En operaciones al menudeo o de ventanilla el tipo de cambio llegó a superar la barrera de las 13.0 unidades.

La moneda nacional registró una caída acumulada en mayo de 5.46%, que constituye el peor comportamiento mensual desde mayo del 2012.

En mayo, el tipo de cambio tocó un mínimo en 11.9599 unidades, cifra que probablemente pudo haberse convertido en el mejor momento para el peso.

La corrección a la baja de la moneda nacional obedece, principalmente, a un cambio en los vientos favorables en el plano internacional, ante la posibilidad de que la Reserva Federal empiece a disminuir los estímulos monetarios.

En lo interno, el comportamiento de la moneda nacional está más en consonancia de algunos fundamentales de la economía mexicana, los cuales se habían mostrado un comportamiento débil, como es el caso del sector exportador, entre otros.

Sin embargo, no deja de llamar la atención la velocidad de pérdida de valor del peso. Del 10 al 31 de mayo, se depreció 7.06%
 
La debilidad de la moneda nacional no es privativa de nuestro país, sino que también es un fenómeno que se ha dado en las principales monedas de naciones latinoamericanas.
El peso mexicano presentó una depreciación semanal de 2.21%, cifra que, incluso, fue mejor que las caídas observadas por las monedas de Brasil (4.2 %), Chile (2.5 %) y Perú (2.3 %).

Dada la velocidad de caída del peso, es probable que intente mostrar un periodo de consolidación, a la espera de conocer nuevos elementos que permitan precisar la velocidad de los cambios en la política monetaria aplicada en los Estados Unidos.

En la próxima semana, será fundamental evaluar, sobre todo, las cifras de empleo que se darán a conocer a partir del miércoles en el principal socio comercial de nuestro país.