Economía

El peso se desploma 6.10% en 14 días

12 febrero 2014 4:29 Última actualización 29 mayo 2013 14:42

[Bloomberg] El dólar con liquidación a 48 horas cerró en 12.6895 unidades a la venta, lo que significó un retroceso para el peso 9.55 centavos. 


 
Esteban Rojas H
 
En una sesión caracterizada por la falta de noticias económicas relevantes, el peso extendió su comportamiento negativo por segunda sesión consecutiva, alcanzando una cotización no vistas en operaciones intradía desde el pasado 7 de marzo.    
 
El Banco de México informó que el dólar con liquidación a 48 horas cerró el miércoles en 12.6895 unidades a la venta, lo que significó para el peso un retroceso de 9.55 centavos, equivalente a 0.76 por ciento.
 
La moneda nacional presenta una depreciación acumulada de 6.10% desde el pasado 9 de mayo, esto es en 14 días hábiles, cuando tocó su mejor momento del año en 11.9599 unidades en el mercado de mayoreo.
 
La debilidad del peso, observada a media semana, sobresalió por el hecho de que se dio dentro de un contexto de debilidad del dólar en el mercado internacional. El billete verde retrocedió 0.7% con respecto a una canasta de seis divisas referenciales.
 
El comportamiento observado por el tipo de cambio en las últimas semanas parecería mostrar que la moneda nacional pudo haber terminado un largo ciclo de apreciación, que estará por cumplir un año el próximo primero de junio.
 
Cabe recordar que el primero de junio del 2012, el tipo de cambio spot alcanzó una cotización de cierre y de intradía de 14.352 y 14.4632 unidades, respectivamente. De esa fecha a la actualidad, el peso todavía presenta una apreciación de 11.60 por ciento.
 
Dentro de las causas que han motivado recientemente la debilidad del peso, se encuentra la posibilidad de una disminución en los estímulos económicos aplicados en el principal socio comercial de nuestro país.
 
De presentarse una revisión de la política monetaria de la Fed, en los próximos meses, se disminuiría la oferta de dólares y se presionaría a las tasas de interés en el mercado secundario de los bonos del tesoro norteamericano, lo que disminuirá la competitividad de las inversiones en pesos.
 
De ser así, podríamos estar cerca en que los flujos de capital a nuestro país dirigidos al mercado de deuda se pudieran estabilizar, en el mejor de los cosos, en el peor, se daría una salida del país de este tipo de recursos.
 
El retroceso de la moneda nacional presenta efectos económicos encontrados, por lo que no es del todo negativo su reciente comportamiento, aunque si preocupa la velocidad de dicho movimiento.
 Del lado positivo, un peso menos fuerte ayuda a mejorar la competitividad del sector exportador, al mismo tiempo de que contribuye a incrementar ingreso al sector público y a la población que recibe recursos provenientes de las remesas, entro otros efectos.
 Del lado negativo, una depreciación mayor del tipo de cambio puede complicar el trabajo del Banco de México en materia de control de la inflación.