Economía

El peso pierde fuerza por caída en tasas de interés

12 febrero 2014 5:2 Última actualización 23 abril 2013 14:1

[Bloomberg] El denominado dólar spot cerró en 12.2712 unidades a la venta. 



Esteban Rojas H
 
Los vientos no le fueron favorables al peso durante la jornada del martes. La baja observada en las tasas de interés en la subasta primaria le contribuye a restar algo de brillo, a lo que se sumó indicadores económicos débiles en el principal socio comercial de nuestro país.

El denominado dólar spot cerró en 12.2712 unidades a la venta, de acuerdo a cifras proporcionadas por el Banco de México. En el día, el peso retrocedió marginalmente 0.06%.

En operaciones de ventanilla o de menudeo, el tipo de cambio se llegó a negociar cerca de 12.50 pesos.

Al parecer, cada vez se refuerzan las señales de que el peso pudo haber tocado su mejor momento, cuando la paridad prácticamente alcanzó las 12.0 unidades.

La dosis representada por el desplome de las tasas de interés parece estar surtiendo efecto, al contener la fuerza del peso.

El martes destacó la noticia en que en la subasta primaria de valores gubernamentales se reportó en todos los instrumentos niveles mínimos históricos, para alinearse a las condiciones prevalecientes en el mercado secundario.

Las menores tasas de interés también desempeñan un buen antídoto para regular una excesiva entrada de flujos de capital del exterior, al mismo tiempo que mejoran el ambiente para lograr un mejor recuperación económica.

En otro frente, tampoco fue una buena noticia para el peso, el hecho de que las reservas internacionales de nuestro país hayan acumulado su tercera semana consecutiva de caída.

En caso de un resurgimiento de la fortaleza del peso, podría crecer la posibilidad de restablecer el mecanismo de las subastas de opciones que dan el derecho a vender dólares al Banco de México, con el propósito de fortalecer a las reservas internacionales.

En lo externo prevaleció cierta preocupación por la marcha de la economía mundial, al reportarse indicadores débiles en países como China y los Estados Unidos.

En el Viejo Continente, un dato menor a lo esperado reportado en torno a la confianza del sector privado en Alemania, generó temores por la recuperación en la región. Esta situación, llevó al euro a poner a prueba la barrera de las 1.30 dólares.

La existencia de señales poco claras en torno a una recuperación sostenida en la zona euro, mantiene latente la posibilidad de que el Banco Central Europeo se vea obligado a bajar de nueva cuenta su tasa de referencia, actualmente en el mínimo histórico de 0.75%.