Economía

El peso pierde fuerza en el arranque de mayo

12 febrero 2014 4:35 Última actualización 02 mayo 2013 13:47

[Bloomberg] En operaciones de mayoreo, el dólar cerró en 12.188 unidades a la venta. 


Esteban Rojas H
 
Después de los nubarrones prevalecientes a media semana en el entorno internacional, el clima mejoró el jueves para el peso, aunque no fue suficiente para evitar que terminara en terreno negativo. En lo interno, las noticias fueron mixtas y, en lo externo, sobresalieron las cifras económicas favorables reportadas en los Estados Unidos y el nuevo estímulo monetario anunciado en Europa.

En operaciones de mayoreo, el dólar cerró en 12.188 unidades a la venta, lo que implicó para el peso un retroceso de 4.69 centavos, semejante a 0.39%, con respecto al pasado martes.

Los claroscuros en los fundamentales del peso siguen predominando, lo que debería restarle algo de fuerza. No obstante, el factor desequilibrante seguiría siendo el comportamiento de los flujos externos de capitales a nuestro país dirigidos al mercado de deuda.

En lo interno, el reporte de Banco de México sobre las remesas fue un balde de agua fría para el peso. La entrada de dólares por este concepto cayó 14.7% en el pasado marzo, al ascender a 1,784 millones. De esta manera, se tiene un ciclo de nueve meses consecutivos a la baja.

Durante el primer trimestre del año, los ingresos por remesas sumaron 4,847 millones de dólares, lo que representó el monto más bajo para un periodo similar desde 2010.
La desaceleración de los ingresos por remesas se suma a otros provenientes de las exportaciones de bienes y servicios, lo que configura un panorama que hace inconveniente una mayor fortaleza del peso.

En sentido contrario al deterior en la generación de divisas, las expectativas para el peso continúan mejorando. De acuerdo a una encuesta, levantada por el Banco de México a finales de marzo entre especialistas del sector privado, la estimación para el tipo de cambio pasó de 12.44 a 12.19 pesos para el 2013.

Para el 2014, se estima un cierre también de 12.19 pesos, menor a la de 12.56 reportada en la encuesta anterior y la más baja desde que se empezó a calcular para dicho año.
La brecha entre las expectativas y lo observado con respecto al tipo de cambio se ha cerrado, a tal grado que prácticamente se han igualado con la reportada para el cierre del jueves de 12.188 pesos. El empate entre la percepción y la realidad puede estar implicando que ya no se le ve mucho potencial de apreciación para el peso. Esperemos a ver que decide finalmente la realidad, que es el mejor juez.

En el plano internacional, se concretó lo que se tenía contemplado en cuanto a una nueva reducción en la tasa de referencia en Europa en un cuarto de punto para dejarla en un mínimo histórico de 0.50%. Esta medida, le impone un dura barrera para la apreciación del euro y un reto para el peso, al incentivar a los capitales para salir a buscar mejores alternativas de rendimiento, en países como México.