Economía

El peso hila su tercera semana de avance

12 febrero 2014 5:30 Última actualización 22 marzo 2013 13:54

[Arturo Monroy]  El dólar cerró en 12.3797 unidades a la venta. 


 
Esteban Rojas H
 
El optimismo sigue predominado en el mercado cambiario nacional. La moneda nacional cerró el viernes con una tónica positiva, lo que le permitió acumular una ganancia semanal de 0.48 por ciento, significando la tercera consecutiva en quedar en terreno positivo.
 
El dólar se mantuvo en mínimos cercanos no vistos desde principios del septiembre del 2011, al cerrar en 12.3797 unidades a la venta, de acuerdo a cifras reportadas por el Banco de México. En el día, el peso avanzó 2.56 centavos, equivalente a 0.21 por ciento.
 
En una semana corta, el tipo de cambio experimentó, en operaciones de mayoreo, una cotización máxima de 12.4729 y una mínima de 12.3439 pesos.
 
En la última jornada, el contexto externo fue menos restrictivo para los activos de mayor riesgo, a la espera de una salida a la crisis en Chipre. Dicha situación contribuyó a favorecer al peso.
 
En lo interno, dentro de los efectos positivos, provenientes de la fortaleza del peso, se puede encontrar su contribución a diluir la renovada presión alcista observada en la inflación, al abaratar los precios de las mercancías y servicios importados.
 
De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el Índice Nacional de Precios al Consumidor experimentó un alza de 0.52% en la primera quincena de marzo. Con ello, la tasa anual de crecimiento se disparó a 4.12%.
 
El dinamismo de los precios al consumidor se vuelve a salir del rango máximo de tolerancia del Banco de México, ubicado en 4.0%, lo que prende las luces amarillas y puede comprometer a la credibilidad del Banco de México.
 
En descargo, habría que decir que el instituto central había anticipado el repunte en los precios, aunque quizá, dicho comportamiento esta siendo más fuerte que lo esperado.
 
Esta situación podría incidir en la formación de expectativas de algunos participantes, en el sentido de que la política monetaria se pude apretar, ocasionando la reversión de la baja en la tasa referencia, anunciada el pasado 8 de marzo. Esta concepción probablemente ayude, en ciertos casos, a mantener alta la demanda de papel de deuda gubernamental por parte de extranjeros.
 
Sin embargo, el repunte de la inflación se debió más a factores volátiles, como los precios de los productos agropecuarios, lo que posiblemente se revierta más adelante. A esto, habría que sumar que la permanencia de un peso fuerte ayudará a controlar la inflación. De ser así, no habría necesidad de revertir la flexibilización observada en la política monetaria.