Economía

El peso estable, previo a decisión de política monetaria

12 febrero 2014 5:5 Última actualización 07 marzo 2013 13:55

[Arturo Monroy] El dólar en operaciones de mayoreo cerró en 12.764 unidades a la venta. 


 
Esteban Rojas H
 
En el mercado cambiario internacional, el dólar experimentó altibajos frente a otras divisas, como respuesta a datos económicos mixtos reportados en los Estados Unidos y a la decisión de algunos bancos centrales de mantener sin cambio sus respectivas tasas de referencia. En tanto que el peso retrocedió, a la espera de una de las más esperadas y complicadas decisiones del Banco de México, en cuanto al rumbo que pueda tomar la política monetaria.
 
El dólar en operaciones de mayoreo, cerró el jueves 7 de marzo en 12.764 unidades a la venta, prácticamente sin cambio con respecto al cierre anterior, el cual se ubicó en 12.7595 pesos.
 
El comportamiento del tipo de cambio dependerá, en buena parte, de la decisión del Banco de México en materia de política monetaria, programada para mañana viernes 8 de marzo.
 
La gran interrogante a despejar es si el Banco de México se podría convertir en el único de los bancos centrales que, tuvieron reunión en esta semana, en bajar su tasa objetivo. Como se sabe Australia, Canadá, Brasil, Reino Unido, Europa y Japón, dejaron sin cambios sus respectivas tasas de interés.
 
En lo interno, el instituto central tendrá que ponderar el repunte de la inflación, al pasar de una tasa anual de 3.25 en enero a 3.55% en febrero. Si bien es cierto que dicho comportamiento se encuentra dentro del rango máximo de tolerancia, habría que ver todavía si es coyuntural o se puede convertir en el inicio de un ciclo alcista.
 
De acuerdo a la expectativa de Banxico, el repunte en los precios al consumidor era esperado y lo consideran pasajero.
Sin embargo, la mayor inflación puede contribuir para que se pueda postergar la tan esperada baja en la tasa objetivo para el segundo trimestre del año.
 
La moneda está en el aire y la decisión será de pronóstico reservado. Los escenarios que se pueden pintar son los siguientes: El primero, en caso de que no cambie la tasa objetivo, se podría contribuir a fortalecer al peso, sobre todo si el contexto internacional lo permite.El segundo, de darse una baja en la tasa objetivo que, algunos en el mercado estiman que puede ir de 0.25 hasta 0.75 puntos, debería contribuir a debilitar a la moneda nacional.
 
Los riesgos a la baja para la actividad económica siguen creciendo, lo que hace necesario una mayor flexibilidad de la política monetaria. Lo que faltaría por resolver es determinar el mejor momento para hacerlo, sin que ello implique comprometer la credibilidad del Banco de México.