Economía

El peso en su peor momento del año

12 febrero 2014 4:32 Última actualización 05 junio 2013 13:49

[Arturo Monroy/El Financiero] 


Esteban Rojas H
 
Los participantes de los mercados optaron por deshacerse de activos de más riesgo, en respuesta a reportes económicos débiles dados a conocer en los Estados Unidos, lo que llevó al peso un nivel no visto frente al dólar en lo que va del año.

El denominado dólar spot cerró el miércoles en 12.858 unidades, de acuerdo a cifras publicadas por el Banco de México. En el día el peso retrocedió 8.17 centavos, equivalente a 0.64%.

En operaciones de menudeo o de ventanilla el tipo de cambio se llegó a cotizar alrededor de las 13.0 unidades.

La moneda nacional hiló dos sesiones en terreno negativo, acumulando una depreciación de 0.91%. En tanto que la caída desde el pasado 9 de mayo alcanzó 7.51%. Con esta evolución, el peso presenta una marginal ganancia acumulada en el año de solamente 0.10%.

En el corto plazo, la paridad encuentra una línea clave de defensa ubicada en 12.90 pesos.

El tipo de cambio del peso con el dólar se encuentra en un periodo complicado, en medio de dos corrientes que no le favorecen.

La primera, está representada por la posibilidad de que la Reserva Federal empiece a retirar algunos estímulos monetarios, lo que traería como consecuencia un fortalecimiento del dólar y la consiguiente presión de debilitamiento para el peso.

La segunda, englobada en el escenario de un menor crecimiento económico en los Estados Unidos, lo que traería como resultado mayores dificultades para generar divisas para nuestro país.

El comportamiento de media jornada del peso, se inscribe dentro de la segunda corriente, dado los reportes débiles dados a conocer en la principal economía del mundo, particularmente en materia de generación de empleo y órdenes a fábricas.

Cabe destacar que la menor creación de empleo en el sector privado de los Estados Unidos, es a veces un mal adelanto de lo que se puede reportar en las cifras generales del sector, las cuales se publicarán el viernes.

La cautela prevaleciente en los mercados se reflejó en una debilidad en los precios de las acciones y en una reducción en el rendimiento de los bonos del tesoro norteamericano.
En el mercado cambiario internacional, se notó una mayor demanda de divisas de cobertura como el yen, lo que influyó para que de nueva cuenta rompiera a la baja la barrera de las 100.0 unidades.