Economía

El peso borra ganancias acumuladas en el año

12 febrero 2014 4:35 Última actualización 06 junio 2013 13:57

 [Bloomberg] 


Esteban Rojas H
 
La presión vendedora sobre el peso se extendió por tercera sesión consecutiva, llevándolo, por primera vez, a terreno negativo en lo que va del 2013, previo a la publicación de importantes datos del sector laboral en los Estados Unidos. Estas cifras definirán, en buena medida, el próximo paso a seguir por parte de la Reserva Federal en materia de estímulos monetarios.

En operaciones de mayoreo, el dólar cerró el jueves en 12.8947 unidades, cotización no vista desde el 28 de diciembre del año pasado. En el día, el peso retrocedió 3.67 centavos, semejante 0.29%.

La moneda nacional, por primera vez en lo que va del 2013, pasó a una pérdida acumulada de 0.19%.

Cabe destacar que, en menos de un mes, el peso borró de un plumazo una ganancia acumulada de 7.07% que presentaba apenas el pasado 9 de mayo.

Desde el punto de vista del análisis técnico, el tipo de cambio desafió la barrera de los 12.90 al presentar un máximo intradía en 12.9375 pesos.

La velocidad de depreciación de la moneda nacional, es una señal de un cambio de tendencia en su ciclo de apreciación, el cual se extendió del primero de junio del 2012 al 9 de mayo del presente año.

El peso no pudo aprovechar la coyuntura de debilidad del dólar en el mercado internacional. El billete verde retrocedió 1.49% con respecto a una canasta de divisas.

La reciente caída del dólar, obedece a datos económicos débiles publicados en los últimos días. Por otra parte, dicho movimiento podría ser interpretado también como un adelanto de que los datos de empleo, a publicarse el viernes por la mañana, podrían ser débiles, lo que implicaría que la Reserva Federal de los Estados Unidos retarde el retiro de los estímulos monetarios.

El temor a la existencia todavía de un mercado laboral frágil, estaría incidiendo para mantener a los participantes de los mercados alegados del dólar. Sin embargo, no se debe descartar el factor sorpresa y habría que preparase para poder enfrentar una última jornada semanal con cierta volatilidad.

Otro factor a considerar será el anuncio de política monetaria del Banco de México. En este es probable que se mantenga la tasa de referencia sin cambio en 4.0%.

El punto fino puede estar en el contenido del comunicado. Si el instituto central carga sus dados a manifestar la posibilidad de un descenso en el crecimiento de la inflación y muestra preocupación por el ritmo de actividad económica, es posible que se mantenga la puerta abierta para que en la segunda mitad del año se pueda dar una nueva reducción a la tasa interbancaria a un día. De ser así, en adelante el potencial de apreciación del peso se puede ver limitado.